Bonafini alentó a realizar más escraches
Durante su ronda de los jueves, la titular de Madre de Plaza de Mayo se mostró “contentísima” por las agresiones en Chascomús.

 

Fiel a su estilo verborrágico, la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, felicitó este jueves a los militantes y sindicalistas que organizaron un escrache contra la gobernadora de la Provincia, María Eugenia Vidal, en Chascomús. Los agresores esperaron que saliera con su auto de un acto oficial, la corrieron con palos en la mano y le golpearon el vehículo.

Vidal se tuvo que escapar por la puerta de atrás. Fue a inaugurar una cosa y parece que algunos compañeros que son más vivos que ella se habían preparado para hacerle una buena batahola. No terminó el acto, no terminó de hablar, se asustó y la sacaron por una puerta de atrás y en contramano porque los compañeros la corrieron”, señaló la dirigente.

Para la titular de Madres de Plaza de Mayo “eso es lo que hay que hacer” y sostuvo que hay que “perseguir” a los funcionarios de Cambiemos. “Que no puedan salir a la calle como salimos nosotros, que no puedan salir a la calle como hace Cristina”, remarcó en la tradicional ronda de los jueves.

El escrache ocurrió el miércoles, cuando la mandataria bonaerense visitó una escuela en la localidad de Chascomús para ver el ensayo de una orquesta estudiantil. Allí, la esperaban militantes del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), de Roberto Baradel, y de Unidad Ciudadana (UC).

Para la Provincia, la agresión se trató de un “hecho político”, en medio de la negociación paritaria docente. Suteba y los otros gremios docentes avisaron que, de no llegar a un acuerdo salarial “en línea con la inflación, podrían retomar la medida de protesta con una posición aún más dura.

En la última reunión, el Gobierno les ofreció a los sindicatos un aumento salarial del 30%, más el 1,7% para material didáctico. El incremento sería a partir de octubre.

Pero los docentes contraofertaron y pidieron que la suba se vea reflejada en septiembre. A su vez, exigieron una cláusula de actualización, que contemple los cambios en la inflación.