En referencia a las obras, el intendente Alberto Ricci, indicó: “Se buscó la alternativa más conveniente donde se hará una presa de roca natural, sin hacer desvío de caudal, sin intervenir el área de la reserva natural, afectando de la menor manera posible el medio ambiente”.

“Se hará aproximadamente a unos 700 metros agua abajo del puente Molino Blanco, donde se situaban las cascadas años atrás que es donde teníamos el estudio de suelo de la obra anterior que no se pudo realizar por una intervención judicial de los vecinos; el gobierno de la provincia estima que la obra durará entre 18 y 24 meses desde ahora”, sostuvo.

Y a su vez, agregó que “esta obra no va a invadir la reserva natural que está en Villa Gobernador Gálvez”. También explicó que “el trabajo se realizaría desde el Parque Regional Sur de la ciudad de Rosario en el margen norte del arroyo”.

Por su lado, el ministro Garibay señaló que “el Instituto Nacional del Agua le presentó a la provincia y a los municipios de Villa Gobernador Gálvez y Rosario las alternativas que han evaluado para garantizar que las cascadas dejen de poner en riesgo todas las obras públicas agua arriba”.

“Estamos en la etapa de presentación del anteproyecto, nosotros a partir de esta presentación vamos a elaborar los pliegos de licitación y al mismo tiempo vamos a gestionar ante el gobierno nacional para que esta obra sea financiada por el Fondo Hídrico”, explicó.

Asimismo, resaltó que “la cascada no se ha movido desde el momento que hicimos la intervención de emergencia con los geotubos. No tiene una lógica el retroceso de la cascada, estuvo firme durante 15 años y de repente retrocedió 600 metros, ahora está firme nuevamente”.

PRESENTES.

Es importante mencionar que de la reunión también participaron el secretario de Obras y Servicios Públicos de la municipalidad, Fabián Nallino; el secretario provincial de Recursos Hídricos, Juan Carlos Bertoni; el concejal Carlos Dolce; demás funcionarios provinciales, municipales y de INA.