El humo todavía está presente en los depósitos que se incendiaron el miércoles en Barrio Fomento 9 de Julio. Mientras los bomberos y peritos continúan realizando las tareas para determinar la causa del siniestro, el intendente José Corral aseguró que ninguno los depósitos contaba con habilitación municipal.

“Inmediatamente que se produjo el hecho —contó Corral—, el área de Gestión de Riesgo Municipal se puso a disposición de los bomberos cortando las calles, pero fundamentalmente, realizando las observaciones de las edificaciones. También ayudaron a las familias linderas que tuvieron, algunas de ellas, que evacuarse y no pasar la noche en sus casas. Estamos haciendo las pericias de las estructuras para garantizar que haya seguridad para las personas en las tareas posteriores al incendio. Pero imediatamente indicamos al área de Control que sancione y lleve adelante todas las medidas necesarias para quienes deberían haber habilitado esos locales y no lo hicieron. Estaban cerrados al público, o sea que no se veía actividad. En uno de ellos había sustancias combustibles; en el caso del depósito del Ministerio de Desarrollo Social, también mucho material inflamable”.

“El depósito del Ministerio de Desarrollo Social —insistió el intendente— no contaba con tal habilitación, y por ende es responsable junto al propietario del inmueble, que sabe que cuando se realiza ese tipo de actividad debe pedirle al inquilino que tenga las habilitaciones correspondientes, algo que incluso en los contratos suele preverse. En definitiva, ninguno de los dos depósitos estaban habilitados, ni los propios vecinos sabían lo que se realizaba en ellos. No había carteles, vidrieras, nada”.

Las declaración completa del intendente

Corral explicó que quien realiza una actividad de depósito debe habilitarla porque eso supone tomar medidas precautorias, dependiendo de qué cosas se depositen. “Siempre trabajamos junto a bomberos cuando hay un pedido de habilitación o cuando, a partir de los correspondientes controles, detectamos una situación anómala. Bomberos es quien indica cuáles son las condiciones de seguridad de acuerdo a qué mercadería o elementos se depositen. O sea que hay una responsabilidad de quienes debieron hacer la habilitación y no lo hicieron”, planteó.

“El Municipio se ocupa de la responsabilidad administrativa. Después está la responsabilidad civil y penal, eventualmente, que tendrán que responder propietarios e inquilinos. Hay un fiscal actuando a quien le pondremos a disposición todo lo que esté a nuestro alcance y que ayude a las investigaciones”, concluyó Corral.