Mientras algunos hablan de cambio de horario y otros de levantamiento, Mi Hermano es un Clon, la tira protagonizada por Nicolás Cabré, Gimena Accardi y Flor Vigna, sigue sin asentarse en el prime time y es aplastada por su competidor, La Voz Argentina.

En la noche del lunes 8, la tira de Pol-Ka marcó un promedio de 7,4 puntos, y el reality conducido por Marley logró más del doble, con una media de 16,4 puntos de rating.

Desde El Trece, negaron los rumores de cambio de horario o levantamiento. Sin embargo, el canal de Constitución ya anuncia “momentos decisivos” en las publicidades, frase que suele ser un lema habitual de la promoción de ficciones que están llegando a su fin.

Además, hay un factor fundamental que haría presión en la definición de la continuidad de la tira de Cabré: Marcelo Tinelli. El Cabezón estaría enojado porque decidió esperar al estreno de Mi Hermano es un Clon para dar comienzo a Showmatch en 2018, ya que creía que iba a hacer mejores números que su predecesora, Simona. Una jugada que le terminó saliendo mal.

Los bajos números de la ficción no solo provocan dolores de cabeza en El Trece, sino que también hay malestar en LaFlia, por dejarle un piso de rating muy bajo todas las noches.