Apoyaron a las alumnas que lo denunciaron y celebraron el accionar del colegio, que lo separó preventivamente de la institución.

 

Alumnos del colegio La Salle repudiaron el accionar del catequista acusado por alumnas de la institución de enviarles mensajes con contenido inapropiado, quienes declararán hoy ante el Ministerio de Educación de la provincia.

Por medio de un texto difundido por el centro de estudiantes del colegio, apoyaron la decisión de las alumnas de tercer año del secundario de denunciar al catequista, que fue separado del colegio y repudiaron enfáticamente los hechos.

“Queremos dejar en claro y subrayar que no apoyamos, ni avalamos, ni convalidamos el accionar del profesor denunciado por comunicaciones imprudentes por parte de las alumnas y del colegio”, afirmaron en la misiva.

Tras ello, continuaron: “La institución siguió el protocolo que contempla el cuidado y protección de las alumnas afectadas y actuó de manera responsable cuidando el bienestar de los estudiantes”.

“A través de esta carta hoy manifestamos nuestros sentimientos y puntos de vista. Hablamos en carácter de alumnos del colegio La Salle, un lugar donde transcurrimos una gran cantidad de tiempo y vivimos muchas y significativas experiencias, a través de las cuales aprendemos y transmitimos valores que nos identifican, a nosotros, a la escuela y todos sus integrantes”.

Luego, agregaron: “No sólo todos estos sentimientos quedan en palabras, se representan en las actividades propuestas por el colegio”.

“Para nosotros, la escuela es mucho más que un lugar al que asistimos para estudiar, es nuestra segunda casa, nuestro espacio para expresarnos, para distraernos y distendernos, para hablar. Es un lugar donde encontramos apoyo, que nos brinda oportunidades y nos facilita y permite otros espacios para nuestro desarrollo. Es nuestro; y por eso repetimos todos los días «yo me quedo»”, concluyó el comunicado.

Algunas de las alumnas que denunciaron al catequista declararán hoy ante el Ministerio de Educación provincial. Acudirán junto a sus familias a la sede de esa cartera, donde también se evaluará la posibilidad de que se obtenga un registro de las fotos y los mensajes que el catequista les envió a las adolescentes.

Desde el Servicio de Enseñanza Privada del Ministerio de Educación de la provincia corroboraron que se intentará profundizar la investigación sobre otro caso registrado en marzo, denunciado por otra alumna que fue hostigada por el mismo docente. En el expediente abierto en la repartición provincial no se incluyó ninguna referencia a este episodio de principios de año, que fue minimizado, pero preventivamente se apartó al acosador del frente de ese curso.

A las autoridades del ministerio llegó el descargo que el docente de 25 años hizo ante el colegio y donde aseguró que no se siente responsable del acoso. El catequista tenía un título habilitante para enseñar religión, pero al ser una materia extracurricular, su monitoreo no depende de la cartera educativa, sino de la propia congregación.

El imputado tenía título secundario y estaba habilitado para dar catequesis. Según prosiga la investigación administrativa, es factible que pueda existir una derivación judicial.

Por otro lado, fueron entrevistados por los funcionarios de Educación el director del secundario, el vicedirector, el representante legal y un superior laico.