La periodista Victoria Marinova
La periodista Victoria Marinova, de 30 años y directora administrativa y presentadora en el canal de televisión privado regional TVN, fue violada y asesinada hacia el mediodía del sábado en la ciudad de Ruse, situada a orillas del Danubio, en el norte de Bulgaria.

 

La víctima fue golpeada con tal violencia que su rostro quedó irreconocible, por lo que no fue identificada hasta la madrugada del domingo.

Victoria Marinova presentaba en el canal TVN su propio programa, Detector, que se emitió por última vez el 30 de septiembre, cuando entrevistó al periodista búlgaro Dimitar Stoyanov, de la web Bivol asociada a WikiLeaks, así como al periodista rumano Attila Biro, miembro del proyecto de periodismo de investigación RISE Romania.

Ambos fueron arrestados el mes pasado por la policía búlgara mientras investigaban cerca de Sofia la destrucción de documentos que supuestamente revelaban prácticas de corrupción por parte de una empresa privada de construcción de rutas, sospechosa de realizar estafas con fondos europeos.

La muerte de Marinova es el tercer asesinato de un periodista en la UE en un año. La periodista maltesa Daphne Caruana Galizia fue asesinada por un coche bomba en octubre de 2017, mientras que el reportero eslovaco Ján Kuciak fue asesinado en febrero.

“Horrible asesinato”

La Unión Europea (UE) condenó la violación y asesinato de la periodista búlgara Victoria Marinova y pidió “medidas urgentes” para clarificar si el ataque estuvo vinculado a su investigación sobre el fraude de fondos europeos.

Con gran tristeza nos hemos enterado del asesinato de la periodista Victoria Marinova. La Comisión Europea (CE) espera una rápida y exhaustiva investigación por las autoridades competentes para llevar a los responsables ante la justicia y clarificar si el ataque estuvo vinculado a su trabajo”, declaró hoy el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas.

Schinas aseveró en rueda de prensa que la UE debe asegurarse “de que los periodistas de todo el mundo están seguros y continúan con sus valiosas contribuciones” a las “sociedades democráticas”, y concluyó que “no hay democracia sin libertad de prensa”, citando al presidente del Ejecutivo europeo, Jean-Claude Juncker, durante el pasado debate sobre el estado de la Unión.

“Tomamos con mucha seriedad todas las alegaciones de sospecha sobre la mala utilización de esos fondos estructurales”, añadió el portavoz, que aseguró que la CE ha pedido información a las autoridades de gestión responsables del programa y que se pondrá en contacto con la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF).

Por su lado, el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, dijo ayer estar “conmocionado por el horrible asesinato de Victoria Marinova” e instó a las autoridades búlgaras a llevar a los responsables ante la Justicia “inmediatamente”.