Ariel Máximo "Guille"Cantero
El líder de Los Monos inició la medida en protesta de la orden que tienen los agentes penitenciarios de filmarlo en todo momento.

 

Ariel Máximo “Guille” Cantero inició hace dos días una huelga de hambre en la cárcel de Ezeiza. Es como protesta contra una situación de hostigamiento que denunció contra efectivos del Servicio Penitenciario Federal.

El planteo de Cantero, es que de manera ilegítima personal carcelario registra permanentemente en video con una cámara portátil sus movimientos. Por ese motivo Carlos Edwards, defensor de Cantero, elevó una queja al Tribunal Federal Oral 3. Allí dio cuenta del inicio de la huelga de hambre “como forma de protestar ante el constante y sistemático hostigamiento que está padeciendo por parte del personal del servicio penitenciario de Ezeiza, y por la privación y violación de sus derechos como interno”.

Cabe mencionar que “Guille” Cantero está siendo juzgado en el marco de la causa “Los Patrones”.

Medida del penal de Ezeiza

En este sentido, es loable mencionar que se impartió una orden de registrar en video los movimientos de Guille Cantero. La mayoría de los lugares de alojamiento y de tránsito en el penal de Ezeiza cuentan con cámaras de video. Estas quedan centralizadas en un circuito cerrado de televisión. Pero, ante la imposibilidad de contar con filmación en todos los lugares de detención, se adoptó con Cantero la filmación portátil.

“Excesivo e innecesario”

La defensa denuncia que tal seguimiento es excesivo y vejatorio. Edwards refiere que el informe de la autoridad penitenciaria contiene falsedades e inexactitudes. Porque postula que la cárcel cuenta con un circuito cerrado de TV, lo que supone que es monitoreado en tiempo real por personal penitenciario. Sin embargo la filmación portátil que cuestiona Cantero se efectúa con una cámara que no transmite a ese circuito cerrado. Sólo filma o registra sus movimientos, por lo que su empleo resulta irrelevante para la detección en tiempo real de su deambular en el penal.

El defensor indica que este seguimiento vulnera la intimidad de Cantero porque lo registra hasta cuando ingresa en el baño. También cuando recibió la visita de su mujer y sus hijos menores de edad.

Guille Cantero fue condenado en abril a 22 años de prisión por asociación ilícita y homicidio acusado de líder de la Banda de Los Monos. Además, será imputado como autor ideológico de los ataques a balazos contra domicilios que pertenecieron al juez Ismael Manfrín. El magistrado presidió el tribunal que lo condenó entonces.

También tiene pendiente un proceso en el que un fiscal pidió siete años de prisión. Fue por amenazar de muerte por vía telefónica al juez Edgardo Fertitta.