El Centro de Asesoramiento Social en Alquileres también recepcionó más de 10 mil consultas en sus dos años de funcionamiento.

En dos años de funcionamiento, el Centro de Asesoramiento Social en Alquileres de la Municipalidad de Rosario otorgó más de 2.500.000 pesos en créditos para facilitar el acceso a la vivienda a los inquilinos. Y en este lapso, ya suman más de 10 mil las consultas recibidas por esta oficina, canalizadas a través del programa Hoy Alquilo.

El Centro de Asesoramiento Social en Alquileres se encuentra en calle Paraguay 156 y atiende de lunes a viernes, de 9 a 16. Y quienes deseen solicitar asesoramiento legal, pueden pedir turno al número gratuito 0800-555 8484, o bien ingresando a www.rosario.gob.ar o por email a [email protected]

Esta entidad, junto al Banco Municipal de Rosario, ofrece una novedosa línea de créditos a través de la cual se otorgan hasta 35.000 pesos por cada cliente. El crédito continúa con la misma tasa de interés del 20 por ciento, como en septiembre de 2016, gracias a un subsidio que aporta la Municipalidad. El beneficio es para todos aquellos inquilinos que acrediten ingresos en forma privada o en cualquier dependencia del Estado, estando siempre sujeto a evaluación crediticia del banco.

En este marco, mañana, a las 11, en la sala Antonio Berni del Distrito Centro (Wheelwrigt 1486), se llevará a cabo la charla gratuita “Dos años construyendo derechos”. Participará el diputado provincial socialista Rubén Galassi, quien abordará el nuevo proyecto de ley de alquileres, en tanto el concejal oficialista Enrique Estévez expondrá el modelo único de liquidación de expensas aprobado por ordenanza municipal. Finalmente, se realizará una valoración sobre las principales problemáticas que afectan a los inquilinos en la ciudad a cargo de Gustavo Alvarez, responsable del programa Hoy Alquilo. Los interesados en participar pueden inscribirse previamente completando un formulario en rosario.gob.ar.

La propuesta de Galassi (sólo para viviendas) establece un tope en la comisión inmobiliaria del 4 por ciento del contrato a pagar por mitades entre el propietario y el locatario, frente al 5 actual que abona quien alquila. En el caso de las renovaciones, el máximo será del 2 por ciento, repartidos entre los suscriptores del convenio. Además se impone al dueño de la unidad el pago del impuesto inmobiliario, se exime el impuesto a los sellos para los empleados que cobren hasta 40 mil pesos y se crea un registro para monitorear incumplimientos y planificar políticas.

En otro tramo, el texto faculta al Ejecutivo a percibir una sobretasa del 50 al 100 por ciento en el impuesto inmobiliario para las propiedades que estén al menos un año desocupadas.

El pasado 1º de octubre, y en el marco del Día del Inquilino, agrupaciones locales volvieron a reclamar el tratamiento y aprobación de la nueva ley nacional de alquileres, que ya cuenta con media sanción en el Senado nacional y puede llegar a perder estado parlamentario este año.