El día viernes por la tarde surgió una alerta entre los adjudicados de las nuevas viviendas de Barrio Cooperación de la ciudad de Avellaneda, la posibilidad que desconocidos puedan usurpar las mismas.

 

Ante esta amenaza, vecinos se organizaron en grupos, para custodiar las mismas, junto con las autoridades policiales y así proteger sus bienes que aún no fueron entregados.