Prisión preventiva para un médico acusado de abusar de una paciente

El imputado tiene 69 años y los delitos investigados habrían ocurrido la madrugada del domingo en su casa, en el microcentro de la ciudad. Se trata de un profesional de la salud del área de la traumatología.

Tribunales

Un médico de 69 años cuyas iniciales son O.E.D. quedó en prisión preventiva, en el marco de una investigación en la que está imputado como autor de delitos contra la integridad sexual de una mujer en la ciudad de Santa Fe.

Así lo dispuso la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Rosana Carrara, a raíz del pedido formulado por las fiscales Yanina Tolosa y Alejandra Del Río Ayala, en una audiencia de medidas cautelares celebrada esta semana en los tribunales de la capital provincial.

El pasado lunes, Tolosa le atribuyó al hombre investigado la autoría del delito de abuso sexual con acceso carnal.

“La agresión sexual fue cometida en la madrugada del domingo pasado en un inmueble ubicado en el microcentro de la ciudad de Santa Fe, donde vive el imputado, y en el que en la parte delantera tiene su consultorio”, relató la fiscal Tolosa en la audiencia.

“El hombre investigado también le provocó lesiones a la mujer en distintas partes de su cuerpo. Todas las heridas fueron constatadas en el correspondiente informe realizado por un médico de la Policía de Investigaciones”, agregó la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Tolosa también señaló en la audiencia que “en su declaración, la víctima denunció que el imputado le dijo que todo lo ocurrido quedaría entre ellos. También le manifestó que no hiciera nada para denunciarlo porque, a raíz de su profesión, él tiene muchos conocidos que evitarían que prospere cualquier denuncia”.

“Todas las evidencias que aportamos y el relato de los hechos muestran que lo ocurrido se enmarca en un contexto de violencia de género”, agregó la fiscal.

Peligros procesales

“Si bien la jueza informó que dará los fundamentos de la prisión preventiva en el plazo legal, convirtió la detención en prisión preventiva, tal como lo solicitamos desde la Fiscalía. Previamente, rechazó la propuesta del abogado defensor de ordenar medidas cautelares no privativas de la libertad”, explicó Tolosa.

La fiscal justificó el pedido de prisión preventiva y se refirió a “la pena en expectativa de los delitos cometidos y a los riesgos procesales: la condición de profesional del imputado y los recursos con los que podría contar para intentar entorpecer la investigación o para intentar fugarse”.

Contundente

Luego de la audiencia, en conferencia de Prensa, la fiscal Yanina Tolosa dio detalles de la declaración de la presunta víctima.

Según la funcionaria del MPA, el hecho ocurrió el domingo, en el domicilio del agresor, que es un médico especializado en traumatología, pero comenzó a gestarse el viernes.

“Ella era paciente de él. Se conocen desde hace 15 años. En el marco de una consulta, en la que ella le cuenta algunos problemas personales, él la invita a salir hace como un mes. Le pasa su número telefónico y comienza así otro tipo de relación. El viernes ella acepta y todo marchó bien hasta el sábado a la tarde-noche, cuando salen a cenar. Durante la comida el hombre la empieza a destratar, denigrándola, atacándola. Entonces discuten y regresan a la casa de él (microcentro de Santa Fe). Ella quería buscar sus cosas y retirarse. En ese momento se produce el abuso sexual con acceso carnal”, relató Tolosa.

La fiscal explicó que cuenta con un informe médico legal muy contundente. “Muy pocas veces podemos tener un informe así. Hablé con los médicos de la PDI y son todas lesiones de carácter agudo las que presenta, o sea que ocurrieron en un tiempo próximo anterior a la revisión médica. Muchas de esas lesiones desaparecen rápido, por lo que si ella se hubiese demorado, no se habrían podido constatar”, manifestó.

Según relató la funcionaria, la víctima “tuvo una relación anterior con otra persona con la que también tuvo problemas de violencia de género. Por eso se separó y por eso tenía un boltón antipánico. Además, tenía una línea de teléfono habilitada para comunicarse por Whatsapp para comunicarse en caso de emergencia. Después de abusar de ella, en horas de la madrugada del domingo, el agresor cerró la puerta y le dijo que tenía que ‘descansar’ y que después iba ‘a seguir’, pero que se que quede ‘piola’, que no hiciera nada, porque él, por su profesión, tenía muchos conocidos y no le iba a pasar nada”, contó Tolosa.

“Entonces -agregó- ella esperó a que se durmiera, en ese contexto, y luego se arrastró hasta la cocina, donde estaba su celular y para que no la escuchara mandó un mensaje de texto al operador, que rápidamente reportó a la Central de Emergencias 911, que a su vez pidió colaboración a la Comisaría 1a. Minutos después, llegaron los policías al lugar, golpearon y él los hizo pasar. Ahí ella pudo pedir ayuda y escapar. Estaba atemorizada. Acababa de ocurrir el hecho. El agresor llegó poco después que ella a la Seccional y yo ordené su detención”.

La fiscal señaló que la prisión preventiva es “sin plazo” y que la pena mínima prevista para el delito en cuestión es de “seis años de prisión como mínimo”.