Así lo resolvió el juez Sergio Carraro. Otras dos personas fueron condenadas a tres años de prisión de ejecución condicional por ser miembros de la misma banda. Las víctimas recibirán una reparación económica por el perjuicio económico que sufrieron. La fiscal María Laura Urquiza investigó los hechos ilícitos.

 

Rubén Daniel Miguel de 36 años fue condenado a cinco años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo por ser el autor de los delitos de asociación ilícita y estafa en perjuicio de dos ancianas en la ciudad de Esperanza, ocurrido el 23 de abril de este año. Así lo resolvió el juez Sergio Carraro en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos.

Por su parte, Andrea Beatriz Noriega (de 37 años) y Mariano Andrés García (de 36 años) fueron condenados como miembros de la misma banda delictiva a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional. También se les atribuyeron los delitos de estafa (en dos oportunidades) y utilización de documentos falsos.

La fiscal que investigó los hechos es Laura Urquiza.

Engaño

Los ilícitos por los que fueron condenadas las tres personas fueron cometidos el lunes 23 de abril en perjuicio de dos hermanas de 83 y 89 años, respectivamente. “Los tres condenados estaban alojados en una cabaña ubicada en la localidad de Desvío Arijón, desde donde Noriega realizaba llamadas telefónicas tendientes a lograr la comisión del delito”, detalló la fiscal.

“Mientras Miguel y García se dirigían a Esperanza en un automóvil, Noriega entabló contacto telefónico con la víctima de 83 años, a la que engañó haciéndose pasar por su hija. Le dijo que estaba en el Banco Provincia a puertas cerradas porque ‘se venía un corralito’ y los billetes ‘Evita’ iban a desaparecer. Por tal motivo, le indicó que se preparara porque la pasarían a buscar para ir a la sede de una mutual esperancina a buscar sus ahorros”, relató Urquiza. “También le dijo que si tenía elementos de oro, debía llevarlos”, agregó.

La funcionaria del MPA destacó que “cuando Noriega terminó de hablar con la víctima, se contactó desde otro teléfono celular con Miguel y García y les informó el lugar en el que debían buscar a la anciana”. En tal sentido, Urquiza añadió que “la víctima subió al auto, les entregó una bolsa de nylon con joyas y le dijeron que debían ir a buscar a su hermana de 89 años a Humboldt”.

“Minutos más tarde fueron a la casa de la otra mujer. La anciana mayor –que también había sido engañada previamente por teléfono– les dio joyas y luego se dirigieron a la sede de la mutual Club Juventud Unida de Humboldt de donde extrajeron parte del dinero”, precisó. “Minutos más tarde volvieron a Esperanza, fueron a la sede de la mutual Club Alma Juniors de donde sacaron más ahorros de la víctima”, informó Urquiza.

La fiscal concluyó que “finalmente, llevaron a las dos ancianas a una panadería esperancina, les dijeron que aguardaran unos segundos porque llevarían el dinero y las joyas a un camión que los estaba esperando y luego las recogerían. Sin embargo, no volvieron al lugar y huyeron con el dinero y las joyas a la cabaña de Desvío Arijón“, finalizó la fiscal.

Control policial

Urquiza explicó que el delito de utilización de documentos falsos por el cual se condenó al jefe de la asociación ilícita se debe a que, “luego de retirar el dinero de la mutual Club Juventud Unidad de Humboldt, volvieron a Esperanza para hacer lo propio en la mutual Club Alma Juniors. Sin embargo, la institución estaba cerrada porque era la siesta y todavía no había iniciado la atención vespertina”. En tal sentido, la fiscal agregó que “aguardaron dando vueltas por la plaza principal de la ciudad donde fueron detenidos por un control policial. Ante el requerimiento de la documentación correspondiente, Miguel exhibió un carnet de conducir apócrifo a nombre de otra persona”.

Penas impuestas

Miguel deberá cumplir cinco años y seis meses de prisión efectiva, porque registraba una condena previa impuesta por el Juzgado de Garantías Nº 1 de la ciudad de Paraná, Entre Ríos. Respecto de los otros dos miembros de la asociación ilícita, además de la pena de tres años de ejecución condicional, deberán cumplir ciertas reglas de conducta, tales como no acercarse al departamento Las Colonias, ni tampoco contactarse por ningún medio con residentes de dicha zona de la provincial.

Asimismo, la fiscal Urquiza destacó que “los tres condenados deberán reparar económicamente a las víctimas por una suma que comprende no sólo el dinero en efectivo que perdieron, sino también por el valor de las joyas de oro que entregaron. Además, se ordenó el decomiso del automóvil usado para cometer la estafa”.