En la jornada 18 del juicio que intenta determinar la responsabilidad de tres personas en un caso de abuso infantil intrafamiliar en Esperanza, la fiscalía y la querella comenzaron con el contrainterrogatorio a la perito de la defensa.

En la mañana de este jueves, el juicio ingresa en su etapa de alegatos. Se intenta determinar la responsabilidad de tres personas en un caso de abuso infantil intrafamiliar en Esperanza.

Antes del ingreso a la sala, los abogados querellantes Carolina Walker y Gustavo Risso Patrón se refirieron las penas pedidas por fiscalía.

“Para Juan Pablo Baraldo se solicitan 20 años, para el abuelo 22 y para Nidia Morandini, la abuela, se solicitan 24 años de prisión”, aclaró Gustavo Risso Patrón.

Por su parte, la doctora Walker destacó la presencia de la denunciante y su pareja en la audiencia. En anteriores ocasiones no estuvieron por sugerencia de Fiscalía, abogados y protección de testigos.

Con una serie de preguntas que la testigo debía responder por sí o por no, se supo que la mujer no es especialista en Cámara Gesell, nunca ha realizado Cámaras Gesell ni ha entrevistado a menores. También dijo desconocer cómo era la organización de las Cámaras Gesell en la provincia cuando se dio este caso.

Luego el fiscal la interrogó sobre los profesionales intervinientes. La testigo dijo desconocer cómo eran convocados y si tenían “animosidad” contra los imputados.

Sobre las entrevistas realizadas por las profesionales en las Cámaras Gesell que peritó la testigo, la mujer respondió que las psicólogas no le indicaron al niño lo que debía decir en la etapa de exposición libre, ni cómo debía colocar los muñecos con los que graficó la escena.