Para nosotros, la escuela es mucho más que un lugar al que asistimos para estudiar", enfatizaron.

Sucedió en el colegio La Salle. El docente les envió mensajes y fotos inapropiadas por WhatsApp. Ya fue separado del cargo.

El Ministerio de Educación de la provincia inició un sumario contra un profesor de catequesis denunciado por acosar a alumnas de tercer año del secundario. De acuerdo al relato de las menores, el docente les envió repetidos mensajes y fotos inapropiadas a través de WhatsApp. El colegio decidió suspender al profesor hasta tanto finalice la investigación administrativa.

La determinación de separar de su cargo al docente se concretó la semana pasada, después de que los padres de una de las adolescentes concurrieran al colegio para exponer frente a los directores la situación que estaba viviendo su hija.

Según indicaron, un docente del área de catequesis había mandado varios mensajes y fotos sugerentes al celular de su hija y de otras alumnas del tercer año, a quienes acosaba a través de WhatsApp y de redes sociales.

El episodio ocurrió en el Colegio La Salle (Mendoza y Alem), una institución centenaria, donde los niños cursan desde el nivel inicial hasta el secundario, y se dictan también dos profesorados y dos tecnicaturas.

El docente denunciado se desempeña como profesor de materias relacionadas con la educación católica, desde tercero a quinto año del secundario.

Señal de alarma

Después de recibir la denuncia de los padres, las autoridades del colegio decidieron separar al docente del cargo y dieron aviso de la situación al Ministerio de Educación.

“Nos refirieron la situación de un docente del secundario, del área de catequesis, que estaba mandando mensajes inapropiados a alumnas de tercer año. Y que, además de estos mensajes, también había enviado fotos inapropiadas”, confirmó el supervisor general del Servicio de Enseñanza Privada, Fernando Acosta.

El funcionario destacó que el colegio puso en marcha automáticamente el protocolo acordado para atender situaciones de violencia de género y garantizar los derechos de las víctimas, menores de edad.

De esta forma, la semana pasada se decidió desplazar al docente del cargo y se citó a las familias de ese curso “para informar sobre la situación”.

También se dio al docente la posibilidad de presentar su descargo frente a las denuncias de los padres de las adolescentes.

Todo esto, reunido en varias actas, se remitió a Educación para el inicio de un sumario administrativo. Acosta apuntó que recién se encuentran en una etapa de “investigación presumarial” e insistió sobre la importancia de que la escuela “haya decidido sacar al docente de las aulas mientras dure el proceso”.

“Cuidamos a las alumnas”

El director del colegio La Salle, Patricio Bolton, señaló que después de que “las estudiantes se acercaran a notificar una comunicación indebida de un profesor”, decidieron llamar a los padres, separar al docente e invitarlo a hacer su descargo.

Con la intención de “cuidar la intimidad de las alumnas”, Bolton no quiso abundar en los relatos de las adolescentes.

“Son comunicaciones indebidas en las redes, no pertinentes a su cargo como docente”, apuntó y consideró que “no nos compete considerar si se trata de acoso o exceso de confianza”.

Bolton aseguró que el docente seguirá separado de sus funciones hasta que se esclarezca este episodio, “con la intención de preservar a las chicas y a él mismo”.

La denuncia de las alumnas del colegio La Salle no es la primera en la que tiene que intervenir la cartera educativa en estos últimos meses.

Hace quince días se hizo público el caso de una docente de música de una escuela de la zona oeste, que intercambiaba mensajes y fotos por WhatsApp con un alumno de séptimo grado.

La mamá del niño fue la que advirtió la conversación, que juzgó de un tono inadecuado.

Después de tomar conocimiento de la situación, el Ministerio de Educación provincial decidió apartar a la docente del aula, en esa escuela y en otras instituciones educativas donde hacía reemplazos. La Justicia está peritando su teléfono celular.