Los manifestantes se hicieron sentir en San Luis y Moreno.
Trabajadores de ese ámbito se congregaron para manifestarse en contra de las políticas llevadas adelante por el gobierno nacional.

 

Una multitud de profesionales y trabajadores de la salud, junto a distintas organizaciones sociales y sindicales, se congregaron ayer en la puerta del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (Cemar) para defender la salud pública ante los recortes que se planean ejecutar desde el gobierno nacional. Además, repudiaron el cambio de rango del Ministerio de Salud de la Nación a Secretaría.

Del acto, en la esquina de San Luis y Moreno, participaron numerosas organizaciones sociales y sindicales (Coad, Amsafe e integrantes del Colegio de Médicos y Psicólogos, entre otros), además de los ex gobernadores Hermes Binner y Antonio Bonfatti, el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, y el senador provincial por el departamento Rosario, Miguel Angel Cappiello.

En mitad del acto, Sergio Rodríguez, representante de los trabajadores municipales de la salud, afirmó que van a “profundizar la lucha para sostener” el sistema sanitario público.

“Estamos dando un abrazo solidario a la salud pública y gratuita para que persista y siga este beneficio”, manifestó, para agregar: “Esto no va a ceder. La semana pasada iniciamos esto con un abrazo a nuestro hospital Clemente Alvarez (Heca), que es un símbolo de la ciudad y la región”.

Respecto a la decisión que tomó el gobierno nacional de bajar el Ministerio de Salud al rango de Secretaría, Rodríguez fue contundente y opinó que esa medida representa “un retroceso institucional” ya que ese tipo de decisiones “van en declive” para las prestaciones de los servicios: “Eso hace que los presupuestos se deterioren y los programas de salud sean discontinuados”.

“En el país hay 15 millones de personas que se atienden en los hospitales públicos. Esto es por lo que está pasando con el flagelo de la desocupación, de los ceses de trabajo todos los días, de las suspensiones. La gente se queda sin obra social y recurre al hospital público”, consideró el representante sindical, en declaraciones a Canal 5.

Tras ello, también se pronunció en contra de la Cobertura Universal de Salud (CUS), que comenzó a implementar el gobierno nacional el año pasado en la ciudad mendocina de Guaymallén: “Va a precarizar la salud, la va a deteriorar y, seguramente, también la va a privatizar”.

Acerca de los pasos a seguir de ahora en más en cuanto al plan de lucha, Rodríguez explicó que las manifestaciones se van a ir replicando “en distintos ámbitos” de la salud: “No definimos nada aún. Seguramente, de aquí a 15 días, vamos a elegir alguna repartición como el (hospital) Roque Sáenz Peña, el Hospital de Niños o alguna de las maternidades”.

“De parte del Sindicato de Trabajadores Municipales hay más de 5 mil agentes que son los prestadores de toda la salud de Rosario, que trabajan en los hospitales, las maternidades y en los más de 50 centros de salud”, concluyó.