La gran mayoría de los sectores se derrumbó. Los industriales esperan que se profundice la recesión. Se estancó la construcción.

 

La producción industrial se contrajo 5,6 por ciento en agosto último respecto de igual mes del 2017 y acumula cuatro meses de caída, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En los primeros ocho meses del año la comparación muestra la primera contracción acumulada del año del 0,8 por ciento, después de catorce meses de indicadores positivos consecutivos.

En julio pasado la comparación interanual acumulada no había tenido variación y entre enero y junio había acumulado un crecimiento del 2,4 por ciento, según las cifras del Estimador Mensual Industrial (EMI), aunque con una evolución heterogénea.

La producción manufacturera viene cayendo desde mayo pasado, cuando se contrajo un 1,2 por ciento, le siguió el desplome de junio del 8,1 por ciento y en julio pasado había tenido una baja similar a la de agosto: 5,7 por ciento en la comparación interanual.

Con excepción de la industria automotriz, que registró una mejora en agosto, los restantes diez rubros industriales, de los doce que componen el indicador del Indec, mostraron registros negativos.

La industria automotriz tuvo en agosto una suba del 13,7 por ciento, en el que impacta el aumento de las exportaciones de autos a Brasil, mientras que la producción de acero y aluminio también mostró una significativa mejora del 7,7 por ciento.

El rubro que más cayó fue la industria textil, afectada por las importaciones y la caída del consumo, marcando en agosto una retracción del 16,6 por ciento en forma interanual.

También mostraron caídas en la producción de agosto la elaboración de productos de caucho y plástico (13,2 por ciento), la industria metalmecánica (10,8 por ciento), la elaboración de sustancias y productos químicos (9,3 por ciento), la refinación de petróleo (7,8) y la industria del tabaco (6,9 por ciento).

También tuvieron indicadores negativos la edición e impresión (5,9 por ciento), la producción de papel y cartón (2,8 por ciento) y la de insumos para la construcción (1,1 por ciento) y la elaboración de alimentos y bebidas.

Según la encuesta cualitativa industrial que realiza el Indec, el 59,7 por ciento de las empresas estimó que la producción seguirá contrayéndose.

Construcción

La industria de la construcción, mientras tanto, registró en agosto último una suba marginal del 0,1 por ciento comparada con igual mes del 2017 y acumula en el año un aumento del 7,9 por ciento, el más bajo de los últimos trece meses.

Según informó el Indec, el Indicador de Coyuntura de la Actividad de la Construcción (Isac) subió 2,7 por ciento en agosto, en la comparación con el mes anterior.

Tras la suba interanual de mayo pasado del 7 por ciento, el menor índice de los doce meses anteriores, la industria de la construcción permanece virtualmente estancada, ya que en junio había caído un 0,1 por ciento y en julio creció un 0,7 por ciento, apenas por encima del indicador de agosto en la medición interanual.

Según la encuesta cualitativa que realiza el Indec, el 63,6 por ciento de las empresas que realizan obras privadas y el 77,8 por ciento de las que se dedica a la obra pública estimaron que el nivel de actividad caerá durante los próximos tres meses, con lo que se podría decir que la industria continuará estancada.

El 39,4 por ciento de las empresas que se dedican al sector privado estimó que en ese período reducirá su personal, mientras que entre las compañías del sector que realiza obras públicas ese porcentaje llega al 56,5 por ciento.

En el mismo período se observaron bajas en la utilización de insumos del 31 por ciento en asfalto, 23,2 por ciento en artículos sanitarios de cerámica, 12,7 por ciento en pinturas, 9,7 por ciento en cales, 4,3 por ciento en hierro redondo y aceros, 3,2 por ciento en pisos y revestimientos cerámicos, 1,6 por ciento en placas de yeso y 0,6 por ciento en cemento y ladrillos huecos.

Gremios industriales se movilizaron

Por la crisis, un conjunto de gremios industriales se movilizó al Ministerio de Producción y Trabajo, en la ciudad de Buenos Aires. Participaron la UOM, Asimra, Smata, ladrilleros, textiles y calzado, entre otros. “Fue una movilización contundente”, dijo Antonio Donello, secretario general de la UOM Rosario. El gremio local rechazó ayer la oferta de la fábrica de heladeras Bambi, ubicada en Callao al 7100, que ofreció pagar el 60% del sueldo a trabajadores suspendidos. En ese sentido, se acordó una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo provincial.