2018-03-27 oscar-aguad
El ministro Oscar Aguad
El ministro de Defensa se refirió a que los presuntos victimarios tienen un rango superior al de la víctima.

 

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, calificó como “grave” la denuncia de abuso sexual que una suboficial habría sufrido durante un viaje de instrucción de la Fragata Libertad. Los acusados son dos tenientes.

“De ser cierto, es un hecho grave. La mujer manifiesta algún tipo de abuso”, aseguró Aguad. Pero, además, destacó el agravante de las jerarquías: “El abuso en sí mismo es grave, y también lo es en términos militares porque una jerarquía es mayor a la otra”.

En declaraciones a La Red, el ministro remarcó que “el hecho debe ser investigado”. De acuerdo con la denuncia, se habría producido mientras la fragata realizaba el 47° viaje de instrucción, y en ese marco integró la regata de grandes veleros Velas 2018, junto a barcos similares de otras marinas del continente y de Europa.

El abuso se habría cometido en el puerto mexicano de Cozumel, último del itinerario conjunto con buques de otras armadas. “Hubo un incidente reportado por una cabo de la Armada en un día de franco, que habían bajado de la Fragata Libertad. Cuando volvieron, la cabo hizo una denuncia a los médicos del barco”, indicó Aguad.

Asimismo, añadió: “A la cabo se la reenvió a la Argentina, también a los dos tenientes que estarían involucrados y acá se han iniciado las investigaciones. La fragata está volviendo a la Argentina”. Y cerró: “Vamos a ver cómo termina el sumario”.

Hasta el momento no hay una denuncia judicial, pero todo está escrito cronológicamente en las hojas de la Marina, mientras que después el caso pasará al Ministerio de Defensa.

El caso

El 13 de septiembre, el jefe de Sanidad de la Fragata Libertad, capitán de fragata Roberto Hernández, recomendó al comandante Carlos Funes desembarcar en las cercanías del puerto de Miami a la suboficial. La cabo padecía un notorio “malestar psicofísico” que no podía ser tratado adecuadamente por las autoridades de la embarcación.

Ante este escenario, Hernández y una enfermera viajaron con la cabo hacia Buenos Aires para realizarle una evaluación médica en el Hospital Naval “Cirujano Mayor Pedro Mayo”. En la primera consulta la suboficial se quebró y contó lo sucedido.

Inmediatamente el comandante Hernández denunció el hecho ante el director general de Educación de la Armada Argentina, contraalmirante Fernando Emir Maglioni, y se abrió un sumario interno. Además, la fuerza naval puso a disposición de la suboficial la asistencia del personal de la oficina de “Violencia de género” aunque por el momento la mujer no formuló una denuncia ante la justicia.