Los hermanos no pueden creer que nadie haya visto nada
“Nos llevaron todo”, dice Fernando Francia. Les robaron dos motos, electrodomésticos (un lavarropas) y hasta las milanesas de la heladera.

 

Que no suene a “frase hecha” o “trillada”, a Diego y a Fernando Francia les robaron todo. La casa, ubicada sobre calle Brasil al 4.400 (barrio Barranquitas) fue literalmente desvalijada.

Cuando los hermanos volvieron de jugar al fútbol se encontraron con un panorama triste y desolador. Una casa patas para arriba y pertenencias, que habían comprado con sacrificio y trabajo y otras de valor sentimental, que ya no estaban más.

A los Francia les robaron dos motos, un televisor LCD, un lavarropas, un ventilador, una computadora, ropa y hasta las bicicletas. Fernando y Diego no entienden cómo y en qué pudieron llevarse todo.

Además, no pueden olvidar esa nefasta sensación de saber de que hubo personas dentro de tu vivienda, revolviendo, revisando y rompiendo con todo lo que se encontraban.

Todo sucedió entre las 22.30 y las 23.30, mientras jugaban al fútbol 5 con amigos. “Todo lo que tiene de valor una casa se lo llevaron, no dejaron nada sin llevarse o revolver. Muchos elementos de valor, tanto económico como sentimental”, comentó.

“No tuvieron ningún tipo de códigos”, señaló. Los delincuentes se llevaron hasta la comida que tenían en la heladora. Para ingresar forzaron una ventana y una reja; luego atravesaron un pasillo para finalmente introducirse a la casa.

Los Francia no entiende cómo hicieron para poder sacar todo y que nadie del barrio pueda ver o sospechar de algo: “Fue el lunes, estaba fresca la noche y poca gente en la calle. Nadie vio nada; ni siquiera las despensas de enfrente. La verdad es que no entendemos cómo hicieron para llevarse semejante cantidad de cosas”.

La sensación de vulnerabilidad es tan grande que optaron por irse de la casa. “Estamos con miedo también, dudando de todo el mundo y sospechando de cada cosa que pasa. El barrio ya de por sí está muy inseguro”, relató Fernando.

Por su parte, Diego contó que los vecinos se mostraron solidarios con lo sucedido: “A algunos les ha ocurrido algo similar, aunque con mejor suerte. Sabemos que estos hechos se vienen repitiendo en el barrio”.

Deslizó que muchos saben quiénes son los delincuentes. En esa línea, pidió mayor insistencia por parte de las víctimas en realizar las denuncias, para que la policía realice luego su trabajo y pueda dar con los malvivientes.

“Hicimos la denuncia, está todo asentado. Tenemos algunos datos más que vamos a acercar para ver si podemos agilizar algunas cuestiones y recuperamos algo. Por ejemplo la moto, que le dábamos un uso importante”, expresó.