Bolsonaro y Hadad
Ambos lideran las encuestas pero ninguno llegaría a la presidencia en primera vuelta. El ultraderechista no participará del debate y el petista salió al cruce de sus declaraciones en las redes.

 

El ultraderechista Jair Bolsonaro y el progresista Fernando Haddad, quien reemplazó a Luiz Inácio Lula da Silva en la candidatura a presidente de Brasil, intercambiaron hoy duros ataques a cuatro días de los comicios. Ambos candidatos lideran con holgura las encuestas e intensificaron el embate en la recta final de la campaña.

Bolsonaro llega crecido, con un 32 % de intención de voto, frente al 21 % del candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

El ultraderechista se recupera en su casa de las heridas sufridas durante una puñalada recibida a comienzos de mes, reforzó su discurso “anti PT” y aseguró que el país no merece ser gobernado desde la prisión, en una clara referencia al encarcelado ex presidente Lula.

“Nuestro país no merece ser gobernado desde dentro de la cárcel o por sus ahijados políticos disfrazados como opciones, pero con la misma esencia que nos destruye”, aseguró el polémico candidato en un mensaje que publicó este miércoles en su cuenta en Twitter.

“Vamos a juntarnos para impedir que destruyan Brasil”, agregó en su mensaje.

Tras las acusaciones, el delfín de Lula, que hasta el momento había evitado los ataques directos contra Bolsonaro, salió al cruce y subrayó que el abanderado del Partido Social Liberal encarna una “amenaza para la democracia y la paz social” en Brasil. Haddad, que asumió la candidatura del PT el pasado 11 de septiembre tras la inhabilitación política de Lula, calificó a Bolsonaro de “fascista” y advirtió que, en otras épocas, “Alemania e Italia ya votaron en personas como él”.

En una entrevista con Radio Jornal, el exalcalde de Sao Paulo acusó al capitán de la reserva de promover el “armamentismo” y la “intolerancia contra negros y mujeres”, por su historial de declaraciones machistas, racistas y homófobas. Más tarde, en una rueda de prensa en Sao Paulo, Haddad señaló que la campaña de Bolsonaro está utilizando “millones de mensajes” con noticias falsas divulgados por WhatsApp, con contenido “ofensivo”, una estrategia a la que atribuye su crecimiento en las últimas encuestas. “No puedo acusarle, pero puedo desconfiar porque es muy compatible con su discurso”, dijo Haddad.