Candelaria Tinelli, que suele ser muy reservada respecto a su vida privada, sorprendió a sus seguidores en Instagram al comunicar que iba a responder preguntas.

La hija de Marcelo habló acerca de sus tatuajes, hobbies, su amor por los animales y su flamante carrera musical, hasta que le consultaron sobre si había algo que la acomplejaba.

Fue en ese momento cuando Lelé abrió su corazón e hizo una impactante declaración. “Fui muy acomplejada de pendeja, trastornos alimenticios, mambos. Aprendí que la vida es muy hermosa y que no vale la pena angustiarse por giladas. ¡La vida es actitud!”, aseguró Cande, que parece haber dejado sus problemas atrás.