La alianza formada por la petrolera estatal YPF y Dapsa se quedó con el control de la Refinería San Lorenzo y demás activos de Oil Combutibles, la empresa que perteneció al empresario Cristóbal López y que estaba en proceso de quiebra.

La definición fue rubricada este lunes por el juez en los comercial Javier Cosentino

Desde julio, cuando el juez dispuso que sea YPF la continuadora para administrar los activos de Oil hasta que se resolviera la quiebra, la petrolera de bandera operó los muelles del puerto, la zona de carga y descarga de camiones y la distribución de producto a través de Dapsa en la red de estaciones de Oil.

De esta manera, YPF y Dapsa se quedaron definitivamente a cargo de los activos de Oil Combustibles, lo que implica no sólo la refinería, el muelle y los tanques del complejo de San Lorenzo sino también la red de estaciones de servicio. En total son más de 250 bocas de expendio.

En primera instancia las estaciones seguirán operando bajo la marca de Oil, por lo menos hasta que el fallo quede firme. Luego irán mutando de manera progresiva la firma.