El diario ABC ha ganado el litigio que mantenía con Leo Messi por la publicación de presuntas irregularidades en las cuentas de su Fundación. El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Gavá (Barcelona) ha desestimado la demanda del astro argentino, que solicitaba 202.786 euros por vulneración de su derecho al honor y ahora tendrá que pagar las costas. La sentencia es recurrible.

Las noticias objeto de la denuncia de Messi fueron publicadas entre mayo y junio de 2017. En ella, ABC informaba de que la Fundación Leo Messi creó entre 2007 y 2015 un entramado para ocultar y no declarar ante las haciendas de España y Argentina ingresos por valor de unos 10 millones de euros. El diario de Vocento apuntaba entonces que “coincidiendo con los problemas fiscales del futbolista, en 2013 registraron la ONG en Barcelona [ante el Protectorado de Fundaciones de la Generalitat], tras operar en ‘B’ durante seis años”.

El juicio se celebró el pasado 18 de julio y la sentencia, en la que se da la razón a ABC, fue emitida el 27 de septiembre. En ella, la juez destaca la “diligencia profesional” del trabajo periodístico y la prevalencia de la libertad de prensa sobre el derecho al honor. La sentencia argumenta que “los datos (publicados) son veraces porque el periodista ha cumplido con la diligencia exigible y porque la información no solo es veraz sino que no se ha probado que no sea verdadera”.

La sentencia considera que el objeto de la información publicada no es difamar a Messi, “sino dar a conocer lo que, a juicio del periodista tras el análisis de los datos contables disponibles de los ejercicios 2013 a 2015, parece indicar la existencia irregularidades o comportamientos reprochables para una entidad destinada a fines benéficos que goza de especiales beneficios fiscales”.

Además, señala que el periodista de ABC, Javier Chicote, actuó con la debida diligencia al ponerse en contacto con la Fundación sin que esta proporcionara respuesta. En el juicio, la Fundación Messi aportó dos testigos, vocales de la misma, que reconocieron que la organización no había sido inscrita en el registro correspondiente hasta 2013 y que el 90% de los ingresos de la Fundación procedían del Barcelona.