Saglione explicó que el nuevo plan fue consensuado con intendentes y jefes comunales.

El Ministro de Economía, Gonzalo Saglione confirmó que la provincia trabaja en finalizar el Presupuesto 2019 para elevarlo a la Legislatura santafesina. Pero en el escenario económico actual, pedirá una prórroga para presentarlo. “Es una coyuntura difícil y de total incertidumbre”.

“Significa grandes dificultades prever que pasará en materia de recaudación de impuestos y en materia de ejecución de gastos”, continuó. Y en este sentido se refirió a la cláusula gatillo que la provincia acordó con los gremios a principio de año y que ha venido permitiendo la actualización automática de los salarios de los empleados del Estado y de los jubilados.

“Lo mismo ocurre con la determinación de precios en la obra pública”, afirmó. “Se contrata por un monto y a medida que los costos aumentan por efecto inflacionario, esos montos se van trasladando a los certificados de obra que se van ejecutando mensualmente”.

“Es muy difícil proyectar cuánto costará una obra que se vaya a ejecutar en el futuro en el marco de esta incertidumbre de precios”, aseveró.

En ese sentido, el ministro provincial afirmó que solicitaron una prorroga a la Legislatura para enviar el Presupuesto. “Queremos evaluar si en octubre podemos obtener elementos que nos permitan reducir esta incertidumbre pero es un escenario muy complejo”.

El presupuesto 2018 se realizó en base a un dólar estimado en $19,30, una inflación del 15% y una actividad económica prevista en crecimiento de un orden del 3.5%.

El arranque del mes de octubre vino acompañado del debut del nuevo esquema económico. Por un lado, una banda de flotación para el dólar, a través del cual el Banco Central puso un techo y un piso referenciales para la moneda estadounidense. Y por otro, la “aspiradora” de pesos: a través de licitaciones diarias venderá a los bancos instrumentos financieros llamados Leliq para tratar de controlar el dinero circulante.

El ministro de Economía se refirió a los valores del dólar en una economía cambiante a nivel nacional. “Las metas que se planteó Nación no se cumplieron y no generaron confianza suficiente en los actores de la economía para sostener el tipo de cambio”.

Aseguró que en los últimos años, “nos han acostumbrado a discutir sobre el precio del dólar, la tasa de interés, el déficit fiscal, la deuda externas y variables que no tienen que ver con instalar en la agenda política la producción”. Y agregó: “El eje de la política económica debe ser la producción”, dijo en comunicación con una radio de Santa Fe.

Dijo que en la provincia “nunca se tuvo comprometida la sostenibilidad y sustentabilidad de las finanzas públicas”.

Gastos extras en el presupuesto provincial

Fue a partir de junio de este año que la provincia comenzó a abonar la cláusula gatillo a los empleados del Estado. Así, cada mes se actualiza según los números que arroja la inflación en el país. Consultado sobre el impacto que tiene la actual aplicación de la cláusula gatillo en el inicial presupuesto de este año, Saglione afirmó que “no será menos de $2 mil millones”.

Las obras presupuestadas por Nación

El ministro denunció que en lo que va de 2018, Nación sólo ejecutó el 37 por ciento de las partidas previstas en el presupuesto para obras en la provincia. Son los datos que surgen del Ministerio de Hacienda al 15 de septiembre. Santa Fe tiene asignados $5 mil 590 millones para obras, de los cuales, al 15 de septiembre llevaban “ejecutados algo más de $2 mil millones que representan el 37%”.

Según Saglione, la obra que más presupuesto ejecutado tiene en 2018 es la transformación de la Ruta Nacional Nº 34 en autopista. “Quienes viven en Rafaela dicen que esa obra està paralizada”.

En el mismo sentido, consultado sobre la deuda que Nación mantiene con Santa Fe, afirmó que”la intención es que en el Presupuesto 2019 se incluya parte de lo adeudado para empezar a pagarla”.

Presupuesto provincial

Respecto al porcentaje dentro del Presupuesto actual que es destinado al gasto corriente, el ministro provincial afirmó que representa un “85% de gasto corriente y un 15% de gasto capital”.