Imagen ilustrativa.

El referente de la Cámara de Titulares de Taxis de Rosario (Catiltar), Marcelo Díaz, admitió hoy que solicitarán al Concejo Municipal un incremento del 15 por ciento de la tarifa antes de fin de año. Si bien hace un mes atrás habían señalado que no tenían previsto un aumento para evitar así que los pasajeros se bajen de los taxis, ahora, con un nuevo incremento del GNC, los costos se vuelven imposibles de afrontar para el sector.
En declaraciones al programa “Zysman 830” de La Ocho, Marcelo Díaz, explicó que el alza de costos es tan alto que impide ser absorbido por los dueños de las licencias. “Hace unos 20 días habían aumentado los insumos y el boleto de transporte, nosotros teníamos una preocupación muy grande por eso, pero pensábamos que si volvíamos a aumentar la tarifa de taxi se iban a bajar los pasajeros del taxi”, recordó.

“Ahora, el aumento de la tarifa del gas y la distribución en boca de pozo va a implicar que el GNC tenga que aumentar un 20 por ciento, es por eso que vamos a tener que pedirle al Concejo un aumento de la tarifa porque se vuelve inviable”, expresó para indicar que mantuvieron reuniones con el Sindicato de Peones de Taxis que también están “preocupados” por la situación.

Consultado acerca de cuánto sería el aumento de la bajada de bandera, indicó que si bien el estudio de costos indica que “el desfasaje antes de esta devaluación era del 55 por ciento, esa cifra resulta inviable de aplicar, es por eso que queremos ver si podemos hacer un aumento del 25 o 30 por ciento pero de manera desdoblada, más que aún no han aumentado los salarios”.
“Pensamos que tenemos que aumentar un 15 por ciento antes de fin de año”, afirmó para detallar que “el GNC tiene una incidencia del 10 o 12 por ciento en los costos y ha aumentado una barbaridad, la rentabilidad ha bajado de manera desesperante”.