La propuesta, organizada por el concejal Franco Ponce de León (FPCyS), se llevó a cabo la semana pasada con el objetivo de brindar diferentes aportes y herramientas para un mismo fin: cambiar los hábitos de alimentación.  

Con una gran afluencia de público, el encuentro se enriqueció con los aportes profesionales de los panelistas. Entre ellos, Cecilia Carasatorre y Milagros Ferrando, en representación del Colegio de Nutricionistas, Gisela Rugna (Licenciada en Psicología) y María Elisa Depaolo y Marcelo Prosperi, del Círculo Odontológico y Colegio de Odontólogos santafesino. Además, también brindó su presencia Martín Castro, Gerente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Santa Fe.

En el encuentro estuvieron presentes el Presidente del Concejo Municipal Sebastián Pignata, y los ediles Leandro González, Marcelo Ponce, Sergio Basile y Carlos Suárez.

“Entender lo que ingerimos y elegir cómo queremos alimentarnos”

“El consumo excesivo de azúcar es el concepto que nos reunió. Y creo que hay una idea que nos moviliza aún más: cambiar de hábitos. Nos encontramos en esta jornada para entender lo que ingerimos, y a partir de eso, elegir cómo queremos alimentarnos” manifestó el concejal Ponce de León tras dar inicio al Foro.

Vale destacar, que el edil hace tiempo trabaja sobre la temática. A fines del 2017, presentó un Proyecto de Ordenanza en el Concejo, con el foco puesto en el uso abusivo de este ingrediente: suprimir la oferta indiscriminada de azúcar y cualquier tipo de endulzante en bares, restaurantes, estaciones de servicio y/o cualquier ámbito donde se dispensen infusiones en la ciudad.

La idea es que este ingrediente, no se encuentre de manera indiscriminada arriba de las mesas en cualquiera de sus formas de presentación, debiendo suministrarse a pedido y la cantidad que el comensal lo solicite.

Sobre éste punto, el autor de la iniciativa mencionó: “Hoy reafirmamos nuevamente nuestro compromiso con el tema: la legislación en este aspecto no va en contra de nadie, sino a favor de toda una sociedad. Es una propuesta propositiva con la cual queremos contribuir a disminuir el consumo excesivo de azúcar y endulzantes de la población, y concientizar a la misma sobre las consecuencias que produce en nuestro organismo”.

“Tema multifactorial”

Consultada Milagros Ferrando, nutricionista, la especialista expresó que “el consumo de azúcar es excesivo; tiene que ver mucho con la formación de hábitos en edades tempranas. Estos hábitos una vez que se establecen se arrastran a la vida adulta y los efectos que vemos tanto de obesidad como enfermedades crónicas no transmisibles están sumamente relacionados con lo que hacemos cuando somos chicos y lo que hacemos con nuestros hijos y el consumo de azúcar cuando son chicos”.

La profesional explicó cuál puede ser el puntapié inicial para el cambio de hábitos. “Primero conocer exactamente qué tenemos en el mercado, qué nos está ofreciendo el mercado de alimentos procesados y manufacturados que contienen azúcar y recurrir un poco más a lo natural: a las frutas, a las verduras, a alimentos que son sumamente sencillos, pero que están postergados por el consumo de estos otros alimentos”.

“La cuestión de hábitos es fundamental”, explicó Ferrando. “Que es lo que la familia transmite a los niños que hay para consumir durante la tarde, durante la mañana o en el desayuno. También la disponibilidad de alimentos en la rutina habitual o en un comercio cercano puede llegar a condicionar. Es un tema multifactorial. Es un cambio que tenemos que hacer desde muchas aristas para mejorar nuestra alimentación.”

Al finalizar el encuentro, Ponce de León expresó: “son los pequeños aportes los que contribuyen con el mejoramiento de la salud pública en general y la calidad de vida en particular. Por eso, hoy nos encontramos acá, porque perseguimos el mismo fin: cambiar de hábitos”