Ya son cinco los casos fatales en la provincia. Se trata de pacientes con factores de riesgo, no vacunados. Advierten que todavía hay circulación del virus.

 

En las últimas horas un hombre falleció en la ciudad de Santo Tomé tras el diagnóstico del virus H1N1, más conocido como gripe A. El caso fue confirmado por el Ministerio de Salud de la provincia y se suma a los otros cuatro casos fatales registrados en la provincia.

La doctora Carolina Cudós, directora del Área de Epidemiología del ministerio, indicó que en todos estos casos se trató de pacientes “de menos de 65 años, con enfermedad o condición de riesgo y ninguno vacunado”.

“Los pacientes que se internan por gripe A son todos con factores de riesgo y todos sin vacunas. Es muy preocupante eso”, advirtió la especialista y agregó: “La vacuna antigripal redujo los casos graves a nivel mundial y sin embargo la gente cree que no es necesaria”.

No obstante, respecto a los casos fatales, indicó que el número “es bajo con respecto a los años anteriores”.

Además informó que en total, hasta ahora, hay en la provincia “78 casos confirmados, de los estudiados, de los cuales 38 fueron internados graves”.

En este sentido, hizo hincapié en que la población con factor de riesgo tiene que vacunarse contra la gripe y recordó que todavía está a tiempo de recibir la dosis preventiva correspondiente.

“Este año la vacuna de la gripe se comenzó a aplicar en abril y el virus llegó tarde, a fines de julio. Todavía tenemos gripe por eso todas las personas que tengan indicación de vacuna deben ir a vacunarse. No es que estamos en primavera y no tenemos que vacunarnos. Mientras haya circulación del virus de la gripe, se puede vacunar hasta en verano”, explicó Cudós.

¿Quiénes deben vacunarse?

*Personal de salud de efectores públicos y privados.
*Embarazadas y puérperas si no fueron vacunadas durante el embarazo, hasta 10 días después del parto.
*Niños de seis a 24 meses (pueden requerir una o dos dosis separadas por un mes).
*Grupos de riesgo, niños desde los dos años, adolescentes y adultos menores de 64 años inclusive con los siguientes factores de riesgo: personas con problemas genéticos, musculares o del desarrollo graves, severos trastornos respiratorios, problemas cardíacos, diabetes, insuficiencia renal crónica, alteraciones en las defensas (por VIH, otra enfermedad inmunosupresora o medicación), enfermedades oncohematológicas y tumorales, trasplantados, con obesidad importante.
*Mayores de 65 años.

Finalmente recordó que ante “síntomas como fiebre alta, cefalea o dolor de garganta, se debe consultar a un médico en forma precoz”.