A mediados de año se sancionó la Ordenanza Nº2907/18, la cual estableció la creación de un órgano que se encargaría de controlar costos y tarifas derivados del servicio local de gas natural. Lo cierto es que aún no se pudo poner en funcionamiento por la falta de designación de los miembros derivados del Departamento Ejecutivo Municipal. Ante esta tardanza, el Concejo buscaría una alternativa para no retrasar el accionar.

La Junta Evaluadora debería estar compuesta, por lo que dicta la norma, por dos ediles, dos representantes de la instituciones intermedias y dos integrantes del DEM. Ante la falta de respuesta de éste último cuerpo, mañana se tratará en comisión la posibilidad de modificar el artículo 1, para que el ámbito del actuación sea el Concejo Deliberante.

“No advierto demasiado interés de parte del Ejecutivo, pero el resto de las partes queremos que se ponga en funcionamiento cuanto antes”, manifestó el concejal Andrés Golosetti en diálogo con Radio Casilda. Incluso hay una propuesta de Pedro Sanitá para que el mecanismo de control se expanda al servicio de recolección de residuos.

En principio, la Junta haría foco sobre los movimientos de Sapem respecto del porcentaje de ganancia que obtiene la empresa por la prestación del servicio de gas y los costos en los cuales incurre -personal, movilidad, insumos-. Los ediles saben que el cuadro tarifario baja directamente desde Enargas, aunque creen pertinente conocer como se opera en nivel local en una entidad que posee capitales públicos-privados.