El juez concursal de Oil Combustibles debía dar a conocer la firma adquirente de sus activos, pero no pudo hacerse por una recusación del ex dueño y de su abogado, Aníbal Fernández.

Ayer el juez Javier Cosentino, quien interviene en el proceso concursal de Oil Combustible, debía dar a conocer el nombre del interesado en la adquisición de los activos de la refinería San Lorenzo, una vez abiertos los sobres de la licitación convocada.

Sin embargo, tal gestión debió posponerse debido a un nuevo pedido de recusación contra el magistrado interpuesto por el ex dueño de la petrolera, Cristóbal Lóipez (actualmente preso acusado de evasión fiscal) y patrocinado por su abogado, el ex múltiple ministro del gobierno “K”, Aníbal Fernández.

Tres meses atrás habían elevado un recurso similar descalificando el valor dispuesto por la sindicatura en torno a los activos de Oil Combustibles, valuados en algo más de 42 millones de dólares; de acuerdo al escrito, y a la visión dele x empresario y su abogado, vale siete u ocho veces más: 385 millones de la moneda norteamericana.

Por el momento, no hay fecha cierta para que se reabra el proceso licitatorio y se adjudique un nuevo dueño para la Refinería San Lorenzo.