La intención es generar un sistema que “contenga a todos, sin aumentar costos”, dijo el titular de la entidad de seguridad social.

La Caja de Seguridad Social para los Profesionales del Arte de Curar de la provincia trabaja por estos días en mejorar las escalas de aportes. El objetivo es dejar de lado el sistema organizado de acuerdo a la edad biológica del afiliado, un método cuestionado por algunos de ellos, quienes manifiestan que es difícil de afrontar.

De esta manera, se elaboraron distintas iniciativas para llegar a un sistema que “beneficie a todos y sin aumentar los costos”, dijo el presidente del directorio, Leonardo Carnielli, odontólogo de la capital provincial quien forma parte de la entidad desde gestiones anteriores.

La Caja cuenta con profesionales que ingresan en edad más avanzada y tienen un aporte alto, complejo de afrontar. Por eso, es necesaria una reingeniería. En este sentido, la nueva mesa directiva se encuentra “ocupada” en resolver la problemática planteada en las escalas aportativas.

El actual sistema recaudatorio está en vigencia desde siempre. “Eso quiere decir que todos esos años dicho sistema nos permitió pagarle a los pasivos”, señaló el presidente del directorio antes de remarcar que “el ingreso fundamental de la Caja para pagarle a los pasivos es el aporte de los afiliados activos, pero de ellos un 24 por ciento está en condición de morosidad”. Otras dos formas de recaudación son a través del aporte del estampillado y 2 por ciento sanatorial que pagan los pacientes, por ejemplo, y otra con el de las obras sociales, que suman como tercer contribuyente.

La primera propuesta surgió en 2015. Como conclusión de la comisión Acuerdo-Compromiso (integrada por todos los colegios profesionales y la Caja) se elaboró una nueva escala aportativa de acuerdo a los ingresos de cada profesional o categorías del monotributo. Pero no prosperó porque cuando se analizaron los números propuestos por el actuario (elegido por la comisión), el aporte era mayor al actual en las categorías inferiores. Cabe recalcar que fue rechazada por la totalidad de los colegios profesionales.

El directorio de la Caja decidió seguir trabajando en el mismo sentido con el actuario, que realizó una nueva propuesta con algunas modificaciones; si bien tuvo una mayor aceptación, no fue de la totalidad de los colegios profesionales.

Hoy, la Caja de Seguridad Social para los Profesionales del Arte de Curar lleva a cabo una tercera alternativa para lograr un sistema aportativo de acuerdo a determinadas categorías teniendo en cuenta la diversidad de profesiones que nuclea (son 14) y sus respectivas realidades laborales y económicas.

La idea es encontrar un mecanismo “que contenga a todos. Además, por ley, no podemos pagarle a ningún pasivo menos que la mínima nacional, por eso ese debe ser el piso de la nueva escala”, remarcó Carnielli.

“Tenemos claro que no podemos tomar ninguna medida que signifique recaudar menos de lo que recaudamos hoy. Porque ese dinero que se recauda por mes se destina en su totalidad a brindar prestaciones de salud para todos los afiliados, y abonar a los pasivos sus beneficios”, cerró.