El concejal Sukerman presentó un proyecto para suspender hasta marzo de 2019 la norma que permite a la intendenta ajustar la tarifa de transporte. Es para que la diferencia de 8 pesos, por la quita de subsidios nacionales, no la paguen los pasajeros.

Como ocurrió en Santa Fe, donde el Concejo votó que se congele la tarifa del transporte urbano hasta fin de año, el concejal justicialista Roberto Sukerman presentó un proyecto para hacer lo mismo en Rosario pero hasta marzo de 2019.

La medida fue solicitada ante la quita de subsidios anunciada por el gobierno nacional y para que esa diferencia no la paguen los pasajeros. “El retiro del 100% de los subsidios nacionales implicaría que los usuarios deban abonar un boleto 8,47 pesos más caro”, aseguró el edil.

Para Sukerman, “un aumento exorbitante como este, haría que una familia de cuatro integrantes que se desplaza dos veces por día deba hacer un gasto adicional de $1.355, lo que implica más de un 13% de un salario mínimo”.

La propuesta busca suspender toda la normativa que permite la actualización automática por parte del Ejecutivo Municipal: “Es necesario tomar medidas urgentes porque entendemos que en los últimos meses del año y principios del 2019 será el momento donde la crisis afecte más fuertemente a los rosarinos”.

En esta línea, Sukerman recordó que la tarifa básica aumentó un 88 por ciento en lo que va del año: el 1° de enero subió a 11,49 pesos, en marzo se elevó a 12,93, en junio pasó a 14,80, el 1º de septiembre saltó otros dos pesos hasta 16,80 y ya fue anunciado que el 1° de octubre se iría a 18,28.

Esa escalera de aumentos ocasionó que “el número de pasajeros por kilómetro se encuentre en mínimos históricos y si se producen nuevos incrementos este fenómeno se agudizará”, anticipó Sukerman.

El ex titular de la Ansés Rosario enfatizó en la necesidad de “extremar los recaudos para proteger a los más débiles, porque tenemos la responsabilidad de garantizar los derechos que Macri busca cercenar”. Recordó los subsidios constituyen un auténtico salario indirecto para el trabajador y la trabajadora rosarina.

Esta semana, Santa Fe ya tomó esa determinación. Concejales del PJ y del Frente Progresista aprobaron congelar el precio del boleto en 14,35 hasta el 31 de diciembre de 2018. En paralelo, el intendente de Cambiemos, José Corral, se adjudicó la medida y señaló que la tarifa en la capital provincial “es un 22% más barata que en Rosario y será el boleto más económico de la provincia”.