Un curioso episodio tuvo lugar en horas de este jueves en el norte de la ciudad de Santa Fe. Efectivos de la Policía de Investigaciones se encontraban realizando tareas en el marco de la indagación sobre un delito en barrio Nueva Pompeya.

Mientras estaban en esa faena en Juan Díaz de Solís al 7900, ven salir a un hombre de una vivienda que los divisó y emprendió la retirada raudamente. El sujeto llevaba dos bolsos en la mano.

Al ver su actitud, los agentes comenzaron a perseguirlo mientras el sospechoso se abrió paso por un pasillo lateral, ingresó a una callecita y hasta trepó una medianera.

Los policías no lograron apresarlo. No obstante, en su huida, el hombre arrojó los bolsos. Fue entonces que su fuga cobró sentido: adentro de los mismos se hallaron 55 ladrillos de marihuana (más de 45 kilos) y dos armas de guerra.