El lugar del hecho

El asesinato de la abogada Alicia Beatríz Arzadum impacta no solamente porque se trata de un crimen sino por el modus operandi. Un encapuchado desde un coche le disparó en la cabeza mientras salía en su camioneta en calle Javier de la Rosa al 2300. La mujer iba en el asiento del acompañante y manejaba su hija.

Fue trasladada de emergencia al hospital Cullen donde murió cerca de las 15 horas.

Ante las características del crimen, el secretario del Colegio de Abogados, Andrés Abramovich, aseguró que se pusieron en contacto con la familia para ponerse a disposición de “cualquier ayuda o requerimiento que puedan necesitar”.

El abogado hizo hincapié en que además se contactaron con autoridades del ministerio de Seguridad para que “brinden información sobre lo que pasó”.

Si bien, Abramovich indicó que la información que tenía la entidad era la generada por los medios, manifestó: “Nosotros siempre solicitamos que se garantice la seguridad y la libertad de trabajo de todos los ciudadanos. No sabemos el motivo de este crimen o si tiene relación con su profesión pero sí vamos a insistir para que se esclarezca este terrible hecho”.

En tanto, agregó que nunca tuvieron conocimiento de la existencia de denuncias en el MPA (Ministerio Público de la Acusación) por “amenazas de parte de nuestra colega”, que pertenecía al fuero Civil y Comercial.

“Estamos trabajando para indagar y averiguar con gente de Seguridad qué pasó en resguardo de la instucionalidad. No solamente lo exigimos en este caso sino es lo que pedimos siempre para cualquier ciudadano. Alicia es en principio una ciudadana”, remarcó.

Por último, reclamó sobre “la situación de inseguridad que va in crescendo día a día”.