El sábado 1 de septiembre, alrededor de las 7.30, el abogado Erik Rebollo atropelló a José Ponce y su novia quienes se movilizaban en una moto.

El hombre protagonizó una escalofriante escena que quedó registrada en video por uno de los testigos del hecho. En las imágenes se puede ver cómo este hombre, que manejaba su camioneta en estado de ebriedad, atropella a la pareja y se baja a insultar a las víctimas moribundas.

“Mogólico de mierda, qué te cruzas, mirá si te mato. Ojalá te quedes inválido. F… hijo de mil p…”, se escucha decir al abogado de 30 años en videos captados por testigos del incidente.

Mientras todo esto ocurre, José Ponce, el conductor de la moto que luego murió en el hospital, se retuerce del dolor. Su novia, que quedó a varios metros de la camioneta, también está tendida sobre el asfalto.

“Era un día lluvioso, en una zona cercana a varios establecimientos educativos. El conductor de la camioneta tenía un grado de alcoholemia de 1,09 (más del doble de los permitido). Si bien no se sabe con certeza cómo fue el accidente, su conducción fue excesiva, temeraria e imprudente porque iba por lo menos a 86 kilómetros por hora. A esa velocidad y con la calzada mojada se iba a llevar cualquier cosa por delante”, relató el fiscal Marcelo Soto.

Este jueves, vecinos y familiares del joven muerto marcharon por la ciudad pidiendo justicia.

Damián Ponce, hermano de la víctima, manifestó en medio del dolor estar “contento por el apoyo recibido de la comunidad y conmovidos por lo ocurrido”.

“Marchamos en silencio, en forma pacífica para que esto no quede impune, esperamos que el fiscal tenga consideración del caso y que vea que este tipo es un asesino al volante”, señaló.

 

“No tiene nombre lo que hizo ese tipo. Los insultó, los humilló, les deseó lo peor. Mi hermano llevaba a su novia a una capacitación docente. Él llegó consciente al hospital pero falleció dos horas después”, dijo consternado Marcelo.

El abogado quedó detenido el mismo día del hecho y fue imputado por el delito de homicidio culposo agravado y lesiones graves culposas agravadas en concurso, aunque podría ser liberado en breve.