Juana Viale a corazón abierto

La actriz presentó Camino sinuoso en la 5° edición del MAFICI, la película en la que tiene su primer papel protagónico.

El paisaje y el contexto son ideales para tener una charla relajada con Juana Viale. Está feliz por haber viajado a Puerto Madryn con sus tres hijos (Ambar, Silvestre y Alí), con su papá Ignacio Viale del Carril y su hermano Matías (son parte de la producción del film), más una amiga. “Somos una manada de Viales por la Patagonia”, bromea.

Además, es una de las figuras en la 5° edición del MAFICI (Festival internacional de cine de Puerto Madryn) donde como plato fuerte se presentó “Camino sinuoso”, película que protagoniza junto con un elenco importante que integran figuras de la talla de Arturo Puig, Geraldine Chaplin y Antonio Birabent, entre otros, y que es una ópera prima de Juan Pablo Kolodziej.

“No se puede creer estar acá, con este océano espectacular. Hoy vimos ballenas, los ojos no daban abasto. Es un paraíso”, dice Juanita después de haber hecho la excursión del avistaje de ballenas. Está plena. atraviesa una etapa de consolidación en todo sentido: laboral y personal. Y ni siquiera la aparición del video escandaloso en la calle discutiendo con una ex de Chano la corre de su eje.

Las críticas
– Sabés que ahora se vienen las críticas sobre tu actuación en la película. ¿Estás preparada para eso? se te nota mejor parada con esos temas…

– A mí la crítica nunca me molestó. Es imposible gustarle a todo el mundo cuando uno hace un trabajo y se habla de eso. Siempre son bien recibidas, me encantan que haya disparidad en el tema. No pretendo agradar a todo el mundo. Creo que es muy importante hacer y hablar sobre eso.

– En los últimos tiempos tus noticias pasan más por lo laboral que por temas personales…

– Por suerte. Ya era hora (risas)

– ¿Creés que cambió la mirada del medio sobre vos?, ¿o será que vos empezaste a trabajar más que antes?

– No lo sé. Yo puedo hablar de mí, de mi esfuerzo, de que todos los días me levanto para ir a trabajar, algo que hago desde hace más de 16 años. Y mi conducta en eso no ha variado. Hay que replantearse el resto…

– Hablando de críticas, ¿Te dolió cuando Sebastián Ortega cuestionó a Pol-ka y de rebote la ligó Edha? Digo porque vienen de alguien relacionado con la industria, tirándose contra otro producto nacional que entró en Netflix…

No lo sé. No lo escuché. Y tampoco creo que sea algo personal. Después tema productores, tema egos… es otra cosa. Yo a Sebastián lo adoro y cada vez que nos vemos nos damos un abrazo. Incluso muchas veces nos hemos juntado para hacer proyectos que después no se han podido concretar. Pero creo que eso no va dedicado a los actores, sino que es otro escalafón.

¿Cambio de profesión?
– Alguna vez dijiste que querías ser bióloga marina… ¿Cuándo quisiste estudiar esa carrera? Acá en Madryn en medio de las ballenas y pingüinos… ¿renació esa idea?

​​- Soñaba con eso cuando estaba por terminar el colegio. Fijate que el otro día salí de buscar a los chicos y fui enfrente a comprar una empandas. Y nos pusimos a hablar de volver a empezar. Y Vero, la chica que atiende ahí, me dijo que había estudiado otra cosa y después a los treinta y pico se dedicó a la cocina y fue feliz. Después había otro que decía que había sido economista y después se fue a vivir a la playa. Y yo dije ‘esto es una señal’.

– Y encima venís a este lugar… podés ayudar a resolver un problema que hay con las algas…

– Claro (risas). Nunca es tarde, jeje.

Acerca de “Camino sinuoso”

La película tuvo su presentación en la 5° edición del Festival Internacional de Cine de Puerto Madryn (MAFICI) con Juana Viale y el director Juan Pablo Kolodziej. Con distribución de Disney, se estrenará en los cines argentinos el 8 de noviembre. El film fue rodado casi íntegramente en la Patagonia.

“Mi hermano Matías trabaja en la producción de la peli y mi papá también está colaborando en la promoción”, dice cuando se le pregunta por el grupo familiar que la acompaña.

– Te imaginabas estar presentando tu película en un festival?

– Cuando haces películas parte del baile es ir a festivales. Se dio acá, que es muy lindo… Cierra todo. La gente se fue muy contenta después de la presentación. Trabajar con Juan (Kolodziej) fue muy gratificante. Él es un director que tiene muy en claro lo que quiere hacer. Desarrollamos mucho la psicología del personaje. También me fascinó la música de la película, que la compuso el maestro Fito Paez. Estoy feliz por la buena repercusión que tuvo el preestreno nacional en el MAFICI. Me emocionó que la gente haya salido llorando de la función.

– Es un protagonico lindo el tuyo. Bastante jugado…

Sí, es una actriz que debe enfrentar su pasado, que es su padre, su hermano. También lidiar con cosas del presente que debe sortear. Es una linda historia. Fuerte, pero linda.

– Y tu personaje (Mía Siero, una ex-atleta olímpica expulsada de una competencia internacional por consumo de drogas no permitidas) toma decisiones muy importantes, casi de vida o muerte para la familia…

– Mía se hace cargo de situaciones trascendentes. Pasa en todas las familias que si uno se abre, y el otro toma una decisión, después no se puede quejar de lo que se decidió, porque no estaba. Es una película muy linda, con una música espectacular que la hizo Fito Páez. Es la opera prima de Juan Pablo, un director que venía con sus ideas muy claras, siempre sabía adónde quería llegar. Filmamos en Villa La Angostura, que también fue una belleza. Que salga a la luz acá en Puerto Madrin me pone muy contenta.

– Además ocurre algo que parecía imposible de lograr: Arturo Puig hace el papel de malvado…

– (Risas) Arturo me contaba eso, que nunca había hecho de malo. Acá hace un papel espectacular, muy prolijo, muy armado.