Horas complicadas se viven el Barrio el Pozo ya que 12 de la totalidad de las torres siguen sin gas. Todo comenzó hace dos semanas cuando personal de Litoral Gas, tras una denuncia anónima se apersonó a la zona del complejo habitaciones y detectaron pérdidas de gas por los reductores que se encuentran en la entrada de cada edificio. Por esta razón, siguiendo el protocolo, la empresa cortó el servicio y se desató una bola de nieve de problemas que lejos de solucionarse se complica da vez más.

“Estamos viviendo momentos preocupantes y más allá del corte el mayor de los problemas es que no podemos juntar la plata para el arreglo” destaca Estela Santa Cruz, presidenta de la vecinal de Barrio el Pozo. Los reguladores son muy caros, arriba de 15 mil pesos cada uno y hay torres que tienen cuatro reguladores cada una. Son 12 de 14 torres las que no tienen suministro. Si bien hay gasistas trabajando dentro de cada uno de los departamentos no hay suministro ya que no se hizo el arreglo general.

Por otro lado Santa Cruz destacó que más allá que haya personas que quieran abonar el costo del arreglo, hay otras que no pueden y es imposible llegar a esas cifras. Acá hay personas mayores que viven solas y no tienen suministro. Es una situación complicada y por eso estamos por enviar una carta desde la vecinal al secretario de estado de habitat, Sergio Leoni, a ver si nos pueden dar alguna posible solución para que vuelva el gas a las torres de Barrio el Pozo.

Esta sería una solución general para lo que es la colocación de los reguladores en el ingreso de cada torre. Luego, también hay que tener en cuenta, que cada departamento debe hacer la inspección correspondiente para que vuelva el suministro. Esto consiste en la supervisión de un gasista de las instalaciones, un nuevo plano aprobado por la empresa y la supervisión posterior para que se habiliten las instalaciones. Esto tiene un costo aproximado de 5000 pesos según lo que indican gasistas matriculados que realizan ese tipo de trabajo.

Una situación complicada que necesita una solución urgente ya que se trata de un servicio indispensable para el uso diario de las personas.