Anoche la cancha, llena de chicos, quedó en el medio de una balacera.

El club Amistad, ubicado en el barrio Las Flores de la zona sur de Rosario, suspendió las prácticas de fútbol luego de quedar en medio de una balacera este miércoles a la noche, mientras los chicos estaban en el campo de juego. El día anterior también se había registrado un hecho similar pero horas antes de la concentración. La institución ya fue blanco de robos y roturas.

En octubre se cumple un año desde que Provincia y Municipio cedieran unos terrenos para instalar la entidad en los terrenos ubicados detrás de la escuela Nº 407, en 5 de Agosto y España. El acuerdo, enmarcado dentro de las políticas del Plan Abre, fue firmado por el gobernador Miguel Lifschitz, la intendenta Mónica Fein y el ex jugador canalla Chelito Delgado. Desde entonces unos 150 niños encuentran en las instalaciones un espacio deportivo único.

Ayer, según precisó en diálogo con Roberto Caferra (Radiópolis, Radio 2) el presidente del club, Diego Fernández, los chicos quedaron atrapados en medio de un cruce de disparos mientras estaban practicando. “En pleno entrenamiento, ayer a las 19, empezaron los tiros, los chicos vieron toda la situación”, lamentó y agregó: “El día anterior pasó también pero a las 16 y como la práctica es a las 18.30 pudimos suspenderla”.

Las balas que cruzaron el campo de juego y que, afortunadamente, no hirieron a ninguno de los niños que jugaban a la pelota en el lugar, fueron disparadas desde un auto negro con varios ocupantes, según detalla un comunicado de fuentes policiales. Según precisaron, dos mujeres denunciaron que desde este vehículo abrieron fuego contra la casa en donde estaban, en Pasaje 521 al 6900, lugar en donde los efectivos encontraron 10 vainas de 9 milímetros servidas.

Minutos después, agentes policiales dieron cuenta de la presencia de un Volkswagen Suran en la zona desde donde se estaban efectuando disparos. Se procedió a perseguir el vehículo, los ocupantes se bajaron y se dieron a la fuga. La unidad fue secuestrada y se determinó que es propiedad de una de las mujeres que había denunciado la balacera.

Fernández confirmó que debido a esta situación, desde la institución decidieron cancelar las prácticas, incluso las del fin de semana. Es que no tienen forma de prevenir ni defenderse de esta forma de violencia: “Es el agua que rebalsó el vaso”, sostuvo el dirigente, quien advirtió que no cuentan con ningún perímetro que contenga y preserve el club, sólo una especie de tejido que ya fue varias veces dañado.

“Nunca tuvimos un tejido, sólo candados que los forcejearon y los dejaron maltrechos. El club no está cercado, no hay nada que sirva de perímetro, incluso pasan por el medio autos, carros y motos”, precisó.

“Está complicada la situación”, lamentó el presidente de Amistad, a la espera de que las condiciones de seguridad mejoren y puedan normalizarse las actividades de la entidad.

Lamentable antecedente

El martes 29 de marzo de 2016, a las 19.30, en en el Club de Fútbol Infantil Defensores de América, en Washington y Casiano Casas, un tiroteo puso fin a una práctica de fútbol infantil y dejó dos chicos heridos, Benjamín y Gino, ambos de 7 años. Los chicos se recuperaron de las heridas y el caso pasó a engrosar la larga lista de hechos violentos que suceden a diario en la ciudad.