La cámara baja del Parlamento español aprobó un decreto del gobierno para exhumar los restos del dictador Francisco Franco del mausoleo donde yace, cerca de Madrid.

El decreto fue aprobado con 172 votos a favor, 164 abstenciones, y dos en contra. El objetivo del gobierno socialista es sacar los restos de aquí a fin de año del Valle de los Caídos.

El Valle de los Caídos, donde se encuentran los restos de Franco.

Los planes de exhumación han dividido a los partidos políticos y a la opinión pública en España. Mientras algunos detractores de la decisión -entre ellos la familia de Franco- afirman que se trata de una medida “revanchista” con fines electorales, los partidarios critican que se trata del único monumento en pie a un líder fascista en Europa.

Dieron el visto bueno los socialistas del presidente Pedro Sánchez y el bloque Podemos. Se abstuvieron los partidos conservadores Ciudadanos y Partido Popular.

Durante la dictadura (1939-1975), decenas de miles de enemigos de Franco fueron asesinados y encarcelados en una campaña destinada a erradicar la disidencia. Hasta medio millón de combatientes murieron en la guerra civil.