Un conductor en la provincia de Buenos Aires, en Argentina, creó un sofisticado mecanismo para tapar la placa de su auto.

El dispositivo permitía cubrir los números gracias a un botón que el infractor presionaba cada vez que pasaba por un punto de control.

La policía del distrito lo descubrió y se le inició una causa judicial.