Virgil Solis

Sin remordimientos ni vergüenza, un hombre confesó en una Corte en el Bronx, Nueva York, que apuñaló y destripó a su esposa. “Al menos ahora no tengo que preocuparme porque otro hombre se acueste con mi esposa”, dijo Virgil Solis al declarar frente al juez.

“Luego de asesinarla llamó a varias personas, incluido su oficial de libertad condicional y algunos miembros de la familia de la víctima para reportarles lo que había hecho“, contó el fiscal Richard Fasano según recogió Daily Mail.

Entre las personas que llamó fue al padre de una hija de Valerie: “Ven a buscar a tu hija… acabo de matar a su madre”, le dijo. En otra llamada amenazó con ir al funeral de la mujer y disparar contra todos.También llamó a su consejero en el Manhattan Psychiatric Center, donde vivía.

Pero no era la primera vez que Solis protagonizaba un brutal cuadro de violencia de género. De hecho, estuvo en prisión 18 años por atacar a una mujer que se negó a tener sexo con él. Por ese mismo caso, estaba bajo libertad condicional y llevaba una tobillera que registraba todos sus movimientos.

Tras asesinar a Valerie “se rompió el GPS del tobillo y huyó hasta que fue arrestado por la policía en el centro de la ciudad de Nueva York”, contó Fasano. Los agentes lo detuvieron casi 12 horas después del crimen.

“Ella iba a divorciarse de él”, contó la mejor amiga de la víctima, que se identificó a sí misma solo como Coco. “Bunca nos habíamos imaginado que terminaría así”, dijo a Daily News.