“Nicolás (Leguizamón) tuvo un leve esguince y no pudo entrenar con normalidad. Esperaremos hasta lo ultimo para ver como llega al partido contra Independiente”, reconoció el entrenador de Colón, Eduardo Domínguez, en la habitual conferencia de prensa, que se dio este miércoles después del entrenamiento.

Atendiendo al partido del partido como visitante del próximo sábado, a las 13.15 y con arbitraje de Darío Herrera, frente a Independiente, el DT dio detalles de la situación del delantero, que estaría en duda para ser titular: “Vamos a ver que resultado arroja la resonancia. Creemos que es un esguince. Pero Tenemos variantes. Alan puede jugar de nueve y también puede entrar Heredia. Mañana (por este jueves) lo vamos a determinar, pero tampoco vamos a cambiar demasiado”.

Amén de meterse de ello en el duelo que viene: “Que no hay que confiarse. No nos habían pateado al arco y cuando creíamos que teníamos controlado el partido se nos escapó. La Copa Argentina es muy complicada, donde cada equipo hace su trabajo. Independiente y Racing ya está fuera de torneo. Boca pasó con lo justo. Como siempre dijo, acá no hay excusa y por eso ya hay que pensar en lo que viene”.

Ante las constantes lesiones de Javier Correa, mencionó: “Son gajes del oficio y que te puede tocar. Más con la tensión que se viven los partidos y con la intensidad que se entrena y juega. Los jugadores están siempre al límite”.

Pero inmediatamente retrucó cuando se lo consultó sobre quién podría ser el reemplazante de Leguizamón: “¿Qué problema habría si no hay referente de área? El equipo tiene que ser inteligente. Por ahí tenés dos nueves y no llegás al área. Yo no lo veo como una complicación”.

“Todos tienen la posibilidad. Tomás (Sandoval) está muy bien, como así también (Juan Cruz) Zurbriggen. Es punta y tiene característica de mediapunta también, pero es delantero. Seguimos creyendo en un camino”, finalizó el DT.