El ministro de Economía de Santa Fe dijo que para las provincias es “inadmisible” trasladar a las tarifas la poda de recursos de la Nación.

El ministro de Economía de Santa Fe, Gonzalo Saglione, ratificó ayer que el gobierno nacional mantiene su posición inalterable de sacar del presupuesto 2019 el fondo sojero y los subsidios al transporte y a la tarifa social eléctrica, por lo que la discusión ahora con las provincias estará en ver cómo se compensa esa quita de fondos que tiene un impacto directo en los sectores más vulnerables de la sociedad.

“Para nosotros es inadmisible trasladar ese recorte a las tarifas”, dijo Saglione, quien de todos modos rescató la voluntad del gobierno nacional de buscar alternativas por otras vías de ingresos para compensar esa quita de subsidios.

Se está hablando de subir alícuotas del impuesto a los bienes personales en el exterior y de otros gravámenes previamente acordados en la firma del pacto fiscal de octubre del año pasado, cuando la realidad económica y financiera de la Argentina era otra.

“Hay voluntad de todos los gobernadores para que haya un presupuesto equilibrado en 2019”, afirmó Saglione, quien fue el encargado de representar a Santa Fe (por la ausencia del gobernador Miguel Lifschitz) primero en la reunión de los mandatarios con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), y luego en la Casa Rosada con el presidente Mauricio Macri.

Saglione dijo que no podía opinar sobre el presupuesto que el gobierno mandará entre el viernes y sábado al Congreso, ya que no se conoce aún los detalles finos para alcanzar el déficit cero en 2019. “Se habló de trazos generales, pero el presupuesto en un volumen muy complejo. Ahora viene todo el debate legislativo hasta su tratamiento y aprobación”, afirmó el ministro de Economía provincial a LaCapital.

Si bien la reunión con Frigerio fue “buena y abierta”, Saglione dejó en claro que la aprobación del presupuesto no depende de los gobernadores, sino de los diputados y senadores que le darán un tratamiento parlamentario.

Letra chica

Por eso, más allá de la línea directa entre la Casa Rosada y las provincias, la discusión se centrará en la “letra chica” del presupuesto que recién el viernes o sábado (cuando ingrese formalmente en el Congreso) se conocerá con más detalle.

Por ahora, y lo único cierto, es que el gobierno nacional ratificó su intención de eliminar los subsidios al transporte y a la tarifa social, pese a que la semana pasada habían comunicado oficialmente que ese recorte quedaba en suspenso. Esa poda de recursos, y la eventual compensación a las provincias, es la que condicionará el aval político al ajuste presupuestario que fogonea la Rosada para alcanzar el déficit cero.