Con el Superclásico a la vuelta de la esquina, desde el Comité de Seguridad tomaron la decisión de imponer un filtro para la compra de entradas.

La Bombonera se vestirá de azul y oro ante la ausencia de visitantes, pero la gran demanda hará necesario que la venta de entradas se vea limitada como usualmente ocurre.

De todas maneras, todavía resta definir cuál será exactamente ese filtro debido a que el Xeneize jugó tan sólo dos partidos de local, método que usualmente se usa para decidir este tipo de cuestiones.