El caso sigue conmocionando a la población santafesina. La muerte de un nene de tres años a causa de los golpes que le efectuó su padrastro, las lesiones que también sufrió su hermanita de 1 año y 2 meses, y el fallecimiento del presunto autor en la cárcel de Coronda a poco de ser detenido profundizan los ecos del matrato y el abuso.

La nena ingresó junto a su hermano al hospital de Niños el viernes pasado, víctimas de graves heridas que fueron el resultado de una golpiza efectuada por el padrastro y la madre. Desde entonces, la menor se encuentra internada en la Unidad de Terapia Intensiva del Alassia.

Según informó Mónica Barroso, titular de la Dirección de Niñez, la niña “está con una medida de protección excepcional por el hecho que llega de urgencia, con politraumatismos, en un grado de vulneración importante y un deterioro orgánico que está siendo monitoreado por el hospital”.

En cuanto a la salud actual, la funcionaria indicó que evoluciona favorablemente pero “tiene una lesión en el cráneo que debe ser atendida en su evolución”.