El gobernador rechazó la renuncia del Juez Muse Chemes

El gobernador Miguel Lifschitz rechazó la renuncia del juez Nicolás Muse Chemes, maniobra a la que el magistrado del norte provincial había recurrido para evitar el jury de enjuiciamiento solicitado en su contra.

Nicolás Muse Chemes

El decreto 2451 firmado por el gobernador Roberto Miguel Lifschitz y el ministro de justicia y derechos humanos Ricardo Isidoro Silverstein, explica que “si se aceptase la renuncia, el proceso de enjuiciamiento que se le sigue al doctor Muse Chemes podría quedar extinto”.

También señala que “resulta manifiesto el interés público en que se determinen las responsabilidades en quienes ejercen cargos y funciones de alta trascendencia republicana, lo cual amerita el agotamiento de todas las instancias disciplinarias a la que se encuentran sujetos, de manera tal que la realización y culminación de esas instancias contribuyan a fortalecer la confianza pública en el sistema. Cómo consecuencia de ello y con el objeto de no entorpecer el funcionamiento del Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados en su tan importante labor, debe rechazarse la renuncia presentada por el magistrado”.

Tienen en cuenta el gobernador y el ministro que la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos ha emitido un dictamen al respecto con fecha 29 de Agosto de 2018.

Por ello y con fecha 6 de setiembre, el gobernador de la provincia decreta:

El decreto

Artículo primero: rechácese la renuncia al cargo de Juez de primera instancia de distrito en lo penal de sentencia de los tribunales de Vera presentada por el doctor Nicolás Julio Muse Chemes, clase 1958, MI: 12.023.312, de conformidad con los argumentos expresados por el considerando del presente.

Muse Chemes había presentado su renuncia por escrito el 23 de agosto de este mismo año. La Corte Suprema se la aceptó rápidamente, y faltaba la decisión del Poder Ejecutivo.

Muse Chemes tiene polémicos fallos vinculados con delitos sexuales, el más notorio porque tuvo repercusión internacional es el que se conoció como el CASO CER, por el cual para evitar una condena internacional, el gobernador acordó pedir disculpas en nombre del Estado