La relación entre Carolina “Pampita” Ardohain y Eugenia “China” Suárez nunca fue buena. Sin embargo ahora se conocieron nuevos detalles sobre ambas luego de que el periodista Ángel De Brito revelara que la modelo amenazó a la actual pareja de su ex, Benjamín Vicuña.

La tensión había alcanzado un punto cumbre el día en que la modelo ingresó al motorhome de Vicuña (en aquel momento eran pareja) y lo encontró con la actriz, con quien en aquel momento grababa la película El hilo rojo.

“Estaba en el motorhome con Benjamín recostada con una manta amarilla comiendo una palta. Tenía un jean negro de tiro alto y una musculosa negra, cuando vio a Pampita entrar muy alterada. Ella me agredió física y verbalmente”, había revelado la China sobre aquel episodio.

Como siguieron los hechos ya todos conocemos. En medio del escándalo, Pampita se separó de Benjamín Vicuña y él comenzó su noviazgo con Suárez, quienes tuvieron a su hija Magnolia. Además, la boda está en camino.

Sin embargo, ahora el periodista Ángel De Brito reveló un detalle clave en la relación entre ambas mujeres. En su cuenta de Instagram, al conductor de Los ángeles de la mañana le preguntaron si es verdad que la China “habla pestes” de Pampita. La respuesta de De Brito fue directa: “Sí, porque recibió amenazas de ella“. La respuesta, sin dudas, sorprendió a varios.

A TERAPIA. Recientemente en una entrevista a la revista Rumbos, Eugenia “China” Suárez explicó que la pasó “realmente mal” tras el escándalo del motorhome.

“Comencé a ir a terapia, porque tuve muchas pesadillas por el tema. Sentí un cambio, me sirvió de catarsis. Iba porque soy autocrítica, muy exigente, y me hago cargo de todo… eso a veces pesa mucho”, aseguró y remarcó que ella “no era la culpable de lo sucedido”.

“No hablo de la exposición de mi persona, para nada. Tengo otras cuestiones más importantes asociadas a la vida real, no al Twitter o a la pseudo vida en las redes sociales. Sí, a veces tengo pesadillas. Fue horrible, algo así como la sensación que tenés después de un robo violento. Sentí miedo, angustia y luego bronca. No estoy acostumbrada a vivir episodios violentos y aquél fue una pesadilla“, aseguró.