Nicolás Dujovne

Una nueva prueba de fuego financiera para el Gobierno. El Ministerio de Hacienda licitará desde este martes Letras del Tesoro en pesos y en dólares, lo que marcará el pulso del mercado sobre las expectativas de que la moneda estadounidense siga subiendo y la recepción que tuvieron las medidas anunciadas en las últimas semanas por el Gobierno nacional para contener la corrida cambiaria.

Mientras en Washington continúan las negociaciones con el equipo técnico del FMI para asegurarse un colchón financiero para 2019, este martes se tomará temperatura al mercado para saber qué recepción hubo tras el arranque de la discusión para el segundo programa con el Fondo y el anuncio del plan de déficit cero para el Presupuesto del año que viene.

Será la primera licitación de Letes, además, desde que tuvo lugar la última corrida cambiaria en los últimos días de agosto. El menú que ofrece Hacienda a los inversores y ahorristas consta de tres instrumentos: uno en dólares y dos en pesos.

El que estará denominado en moneda estadounidense será una Lete con vencimiento al 29 de marzo del año próximo, que pagará una tasa mínima de 7%. Si bien representa un rendimiento atractivo, también marca cómo aumentó el nivel de riesgo de los activos argentinos. En marzo, una inversión con el mismo plazo tenía una tasa de interés apenas menor a 3%.

Las otras dos opciones serán en pesos. Una que tendrá un interés de 4% mensual hasta el 28 de diciembre y otra con 2,85% de rendimiento al 29 de marzo. Para los que quieran participar, se recibirán ofertas desde las 11 de hoy hasta las 15 del miércoles.

Para el analista del mercado financiero Juan Manuel Carnevale, “si el martes se paga 9% en la Letra en dólares significa que las medidas que se están tomando para equilibrar el déficit y normalizar el mercado cambiario no están funcionando”.

Pero por otra parte la licitación de Letras en pesos también servirá para marcar la cancha. “Si la mayoría de la gente ve que no habrá otra suba violenta en el tipo de cambio, van a empezar a buscar bonos en pesos a tasa alta, como el de 4% mensual. Si esto no pasa, significa que todavía se vislumbra una devaluación del peso mayor a ese 4% mensual”, comentó Carnevale.