Diego Armando Maradona llegó a México y revolucionó todo. A los fanáticos que lo esperaban en el aeropuerto; a los propios jugadores de Dorados, que no escondieron la alegría por tenerlo como DT; a sus vecinos de barrio, que impidieron su mudanza en forma de reclamo y también a los hinchas del club, que lo recibieron literalmente de brazos abiertos en la que fue su primera práctica.

El Diego, que aterrizó con poderosas declaraciones, se mostró alegre y agradecido con aquellos que lo acompañaron en su jornada inaugural.