El empresario es el hombre fuerte de la terminal de Retiro.

Seguirá detenido el empresario Néstor Otero en la causa de los cuadernos de las coimas, ya que el juez federal Claudio Bonadio rechazó el pedido de prisión domiciliaria que hizo el hombre de negocios. Otero es conocido como el “zar de Retiro” ya que es dueño de TEBA, la sociedad que maneja la concesión de la Estación Terminal de Micros. Está en prisión desde el 21 de agosto pasado, cuando se entregó en una sede de la Policía Federal. Su vinculación con la causa es a partir de la mención en los cuadernos de Oscar Centeno: según las anotaciones del exchofer de Roberto Baratta, el empresario le habría pagado US$ 250.000 en sobornos a su jefe, exmano derecha de Julio De Vido.

Luego de la detención de Otero el juez rechazó el pedido de libertad y luego su defensa pidió la prisión domiciliaria por los problemas de salud que padece su cliente y porque tiene 79 años, ya que la ley habilita a conceder ese beneficio a personas que superan los 70. Bonadio consideró que de otorgarle la prisión domiciliaria a Otero existe “riesgo de fuga”. Además argumentó que el problema de salud que padece el dueño de TEBA puede tratarse en el complejo de Marcos Paz, donde cumple prisión preventiva.

“La organización delictiva en la que se encuentra involucrado Otero, sumado al poderío económico con el que cuenta cada uno de los integrantes de ese grupo, alrededor de 65 imputados, permiten sostener una clara posibilidad de entorpecer la investigación y así lograr evadir la acción de la Justicia”, indicó Bonadio.

En relación a los problemas de salud del empresario detenido, el juez indicó: “No surge que en el establecimiento penitenciario donde se encuentra detenido no pueda asegurarse la atención médica adecuada para tratar la patología que padece”. En su fallo, pidió igualmente que los médicos del penal de Marcos Paz hagan un diagnóstico sobre el tratamiento que debe seguir Otero.

“No se desprende que la privación de la libertad de Otero en una unidad penitenciaria resulte perjudicial para su salud”, determinó Bonadio, que recordó que el empresario tiene atención médica permanente y que recibe visitas de sus familiares, por lo que tiene una “contención integral”.

Centeno registró una entrega de Otero el 3 de junio de 2015, dinero que el propio chofer buscó en Retiro. Sin embargo, el empresario negó el episodio y aseguró que el día del supuesto pago estaba de viaje en Paraguay. A su vez, sostuvo que para ese entonces el área de Transporte del gobierno de Cristina Kirchner ya no estaba a cargo del Ministerio de Planificación, sino de la cartera a cargo de Florencio Randazzo.