Más allá de la derrota, termina siendo un muy buen torneo de Paula y buen partido también ante una rival de juego incómodo que varía todo el tiempo con pelotas altas.

La sunchalense puso garra, grandes derechazos y mucha actitud, fiel a su estilo guerrero que la verá desde hoy nuevamente como la tenista N°1 del país.