El 10 de septiembre de 1944 un grupo de trabajadores lácteos de la ciudad de Buenos Aires, reunidos en el local del Centro de Obreros Católicos, decidió organizarse para la defensa de sus derechos, creando así el Sindicato Argentino de Trabajadores de la Industria Lechera (SATIL). Consecuentemente, se designó una comisión provisoria encabezada por el compañero Fidel del Valle Reynoso.

Desde el comienzo, SATIL se fijó como objetivo de primer orden aglutinar a los grupos existentes de compañeros que en diversas regiones ya se encontraban organizados para la defensa de sus respectivos intereses profesionales.
En enero de 1954 todas las asociaciones de trabajadores del sector se reunieron en el Primer Congreso Nacional del Sindicato Argentino de Trabajadores de la Industria Lechera y Afines de la República Argentina. Este Congreso sentó las bases para el Congreso Extraordinario de junio del mismo año, en el que se resolvió la unidad definitiva de todos los grupos en una misma Organización bajo la denominación de Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA), cuyo primer secretario General fue Fidel del Valle Reynoso, electo en las primeras elecciones nacionales de la organización en junio de 1955.