La Fiscalía pedirá 25 años de prisión para el acusado de ser el homicida de Mauro Miño

Así lo plantearon los fiscales Cristina Ferraro y Jorge Nessier en la acusación. El hombre investigado tiene 26 años y sus iniciales son JIA.

Cristina Ferraro y Jorge Nessier

También se le atribuyeron otros delitos a raíz de que produjo daños en la casa en la que vivían su expareja e hijos.

Los fiscales Cristina Ferraro y Jorge Nessier solicitarán 25 años de prisión para un hombre de 26 años –cuyas iniciales son JIA– a quien investigaron como autor del homicidio de Mauro Damián Miño ocurrido en 2015 en la ciudad de Santa Fe. Así lo adelantaron los fiscales del MPA en la acusación realizada en los tribunales de la capital provincial.

JIA fue acusado por dos hechos ilícitos por los que se le atribuyeron la autoría de los delitos de homicidio calificado (por el empleo de arma de fuego); amenazas coactivas y daño, todo en concurso real. Por otra parte, también fue imputado como autor de lesiones en el marco de violencia de género en perjuicio de su expareja. Sin embargo, la mujer desistió de instar la acción penal, motivo por el cual no fue acusado por este delito.

Violencia

El homicidio que investigaron los fiscales Ferraro y Nessier fue cometido el domingo 29 de marzo de 2015 en inmediaciones de la intersección de las calles Estanislao Zeballos e Ignacio Crespo. “Minutos después de las 20:00, el acusado le disparó al menos tres veces a Miño –que tenía 22 años al momento de su muerte– con el fin de causarle la muerte. Lo hizo desde arriba del techo de una vivienda con una carabina calibre 22 largo, mientras la víctima caminaba por la vía pública junto a su pareja y los hijos menores de edad de la mujer”, relataron los fiscales.

“Uno de los disparos impactó en el tórax de Miño, quien fue trasladado al hospital José María Cullen, pero ya llegó fallecido”, agregaron los funcionarios del MPA.

Ferraro y Nessier sostuvieron que “el acusado actuó con la más absoluta indiferencia por las eventuales consecuencias que podría haber generado con su accionar. Le disparó a Miño en plena vía pública, lo que demuestra el desdén no sólo por la vida de la víctima, la de su pareja y la de los hijos de la mujer, sino también por la de terceros circunstanciales que podrían haber estado en el lugar”. En tal sentido, argumentaron que “es evidente el marcado desprecio del acusado por las normas jurídicas y su vigencia, y los carriles por los cuales debe discurrir la convivencia en una sociedad civilizada bajo la vigencia y el amparo de la ley”.

Incendio

El segundo hecho ilícito atribuido al acusado fue cometido el miércoles 14 de junio de 2017. “El hombre investigado fue a la casa de su exsuegro ubicada en calle Caferata al 8.300. Estaba alterado y llegó al lugar a los gritos a raíz de que había discutido con su expareja y madre de sus hijos”, recordaron Ferraro y Nessier.

“Se introdujo en el inmueble y fue a la parte trasera, donde hay otra casa en la que vivían su expareja y sus hijos, quienes en ese momento no estaban porque se habían ido a San Justo, a raíz de que estaban preocupados por su seguridad. Una vez que llegó a la vivienda, prendió fuego a un colchón, lo cual generó un proceso combustivo que produjo el daño total de muebles, prendas de vestir, puertas, electrodomésticos, parte del cielo raso, de la mampostería y del revestimiento del baño”, enumeraron los fiscales.

Juicio oral y público

Luego de la audiencia preliminar llevada a cabo, el juez Candioti deberá resolver las cuestiones planteadas por las partes. Además, en caso de que entienda que están dadas las condiciones, deberá dictar lo que se denomina el “auto de apertura a juicio” para que se realice el juicio oral y público.

Por su parte, la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) deberá fijar la fecha de inicio del juicio y sortear el tribunal pluripersonal que tendrá a su cargo el debate.

Audiencia

Si bien los fiscales que investigaron el caso fueron Ferraro y Nessier, durante el transcurso de la semana pasada se realizó la audiencia preliminar, a la que asistió el fiscal Andrés Marchi. La presencia de Marchi se debió a que Ferraro y Nessier estaban en el juicio oral y público –que también se desarrolla en los tribunales de la ciudad de Santa Fe– por el homicidio de Diego Raúl Castaño cometido en San José del Rincón.